28 diciembre 2016

Lino Condori es el nuevo embajador en Paraguay




El Canciller David Choquehuanca anunció ayer los nombres de los nuevos diplomáticos que cubrirán las acefalías en algunos de los países estratégicos para el desarrollo internacional de Bolivia.

Entre los nuevos rostros no dejó de llamar la atención el nombramiento del ex gobernador de Tarija, Lino Condori, como embajador en la República del Paraguay. Choque huanca también ratificó a Sacha Llorenti como embajador ante la ONU y a Jessica Jordan en Nueva York, además de prolongar el papel de embajador plenipotenciario ante La Haya de Eduardo Rodríguez Veltzé.
Condori será así el reemplazo de Rosendo Alpiri, fugado a Chile luego de verse involucrado en el escándalo del Fondo Indígena. “Es la suerte de haber hecho una gestión transparente como la que yo hice en la Gobernación de Tarija, que nadie se preocupe que yo no voy a huir” dijo Condori en un breve contacto telefónico.
Condori agradeció la confianza de Choquehuanca pero quiso dar las gracias particularmente a Álvaro García Linera, quien contribuyó de forma decisiva a que su gestión al frente de la Gobernación de Tarija no pasara desapercibida para el nivel central del Estado.
Entre sus planes inmediatos el frente de la oficina diplomática en Asunción, dijo, que tratará de forjar amistad con el otro ex gobernador de Tarija, Mario Cossío, ya que está seguro de que tienen muchas cosas en común y podrían entenderse rápido. También dijo que hará unas pequeñas obras en el edificio de la Embajada, para adecuar una alcoba y una televisión de plasma que le sobraron de su anterior gestión, ya que no pudo utilizarlo a tiempo para ver el Mundial de Brasil.
“Volver a presentarme a unas elecciones en Tarija es una posibilidad, pero ahora no quiero entretenerme en peleas partidarias, prefiero aportar desde un país vecino muy importante con todo mi conocimiento y aprendizaje” dijo el ex Gobernador al tiempo de negar que fuera a elegir a Roberto Ruíz como agregado comercial ni a Grover Pereira, de paradero desconocido, como agregado cultural.
“Me han hablado muy bien de la yerba paraguaya. Ir allí es un sueño, la verdad, es un sueño”, repitió varias veces el ex gobernador al otro lado de la línea telefónica, mientras su voz se iba haciendo cada vez más tenue hasta mezclarse con unos sonidos guturales similares a los ronquidos, producto, probablemente, de las interferencias. Y si hasta aquí ha llegado y del asombro no se ha recuperado, querido lector, que le valga la inocencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada