13 mayo 2016

Gobierno instala segundo cordón de seguridad y reprime a discapacitados

Un segundo cordón de seguridad policial cercó ayer la plaza Murillo de la ciudad de La Paz, contra la movilización de las personas con discapacidad, a la vez que estas fueron reprimidas cuando estaban en el intento de buscar diálogo con el presidente Evo Morales.

En el décimo séptimo día de la movilización, se registró la baja de su dirigente nacional David Cayó, quien fue trasladado de urgencia a Cochabamba.

INGRESO A PLAZA

Las personas con discapacidad, en su afán de ingresar ayer a la plaza Murillo en busca de diálogo, se distribuyeron por todas las esquinas de ingreso al kilómetro cero.

Sin embargo, todo el perímetro de ingreso a la plaza se vio colmado de policías que llegaron del interior del país. Los uniformados del verde olivo armaron un segundo cordón de seguridad en torno a la plaza Murillo y se dispuso más tanques de agua para reprimir a las personas con discapacidad, que se encuentran durmiendo en la calle, en busca de un bono.

Luego de varios intentos por ingresar, al mediodía y por la tarde se registraron nuevos enfrentamientos entre las personas con discapacidad y los uniformados. De estos hechos, varias personas con discapacidad resultaron heridas ante la indiferencia policial que reprimía sin medir las consecuencias.

INDEFENSOS

Con sus únicas armas, sillas de ruedas, muletas, bastones, banderas, rabia, frustración y valor por reivindicar sus derechos, las personas con discapacidad formando grupos se desconcentraron de la vigilia ubicada en la esquina Junín e Indaburo y se desplazaron a seis puntos estratégicos, con el propósito de burlar la seguridad policial.

Los movilizados, mientras empujaban a los policías y les pedían que se unan al pueblo contra un gobierno indolente ante las necesidades de la población, dos discapacitados en sillas de rueda pudieron ingresar a la plaza.

Una mujer de la tercera edad, con su bastón golpeaba las rejas y cuando la empujó un guardia tuvo un corte en los dedos, según relató. Explicó que uno de los uniformados le molió los dedos en la reja, golpeándolos con su casco.

Ante esta reacción, uno de los dirigente movilizados amenazó con tomar otras medidas, incluso anunció inmolarse con dinamita, si continúa la agresión policial ante el intento, por la fuerza, de ingresas al kilómetro 0.

CONTINUARÁN LA LUCHA

En tanto, el ejecutivo de las personas con discapacidad de La Paz, Jorge Flores, informó: “Nos han pegado con cascos protectores, nosotros con la mano nomás estamos, con agua nos han echado, no se dan cuenta que somos igual que ellos y que vivimos en pésimas condiciones y no poder defendernos armados como está la Policía”, dijo.

El dirigente, en medio de sollozos, expresó su indignación y aseguró que la represión no los debilita, más al contrario los impulsa a seguir luchando. “Es toda una corrupción, pero nosotros vamos a pelear hasta las últimas consecuencias, no nos vamos a quedar con los brazos cruzados, vamos a luchar hasta lograr nuestro objetivo final”, señaló.

DIRIGENTE AFECTADO

En contacto telefónico, el dirigente de las personas con discapacidad a nivel nacional, David Cayo, manifestó que por motivos de salud tuvo que ser evacuado de forma inmediata a la ciudad de Cochabamba, donde le realizan un tratamiento.

“Luego de tanta lucha lamentablemente se han visto complicados mis pulmones y no podía aguantar más, tuve que regresar a Cochabamba por razones de salud para someterme a estudios médicos”, dijo.

Aclaró que no sufrió ningún golpe o intento de detención por parte de los efectivos policiales: “Yo he pedido atención médica porque no se sentían bien mis pulmones y me cortaba la respiración por una válvula colocada en mi estómago; la altura de la ciudad (de La Paz) me afectó mucho los pulmones, pero me harán todos los exámenes necesarios”, dijo.

REACCIÓN SOCIAL

Mientras las personas con discapacidad intentaban insistentemente ingresar a kilómetro cero del país, la población reaccionaba ante la insensibilidad de las autoridades de Gobierno y de los efectivos del orden.

En las calles Potosí y Colón, entre otras, la gente gritaba a voz en cuello, “Gobierno discriminador”, “Policía servil, el pueblo los apoyó cuando pedían incremento, hoy reprimen a gente indefensa”, “traidores”, “maleantes”, “corruptos”, entre muchas otras frases irreproducibles.

La población tuvo que caminar muchas cuadras buscando ingresar al perímetro de la plaza principal, en cuyos inmuebles funcionan varias oficinas y negocios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada