12 noviembre 2016

Expresidente Mesa García se volvió fiscal y juez supremo

El expresidente Carlos Mesa declaró que el vicepresidente Álvaro García Linera se ha convertido en “fiscal general de la nación y en el juez supremo”, luego de que ambos cruzaran acusaciones respecto al uso de gastos reservados en el Estado.

“El señor Vicepresidente del Estado se ha convertido en el fiscal general de la nación, en el juez supremo de este país que pasa por alto al Tribunal Constitucional, que pasa por alto al Tribunal Supremo de Justicia, y que pasa por alto y usa a su interés al Ministerio Público”, dijo Mesa durante una exposición sobre “Libertad de expresión y democracia” en el marco de la cátedra Konrad Adenauer de la Universidad Católica La Paz.

El expresidente considera que “el país tiene un celofán democrático que envuelve un corazón autoritario” por lo que, en su criterio, es difícil hacer oposición porque, por un lado, el Gobierno impide que los partidos políticos reciban financiamiento estatal y, por otro, no se puede competir en igualdad de condiciones porque existe una judicialización de la política.

En ese marco, explicó el rol que está cumpliendo García Linera. “Que el Vicepresidente del Estado dedique días de su vida a hacer cuadritos de delincuentes en los que está el señor Samuel Doria Medina, el señor Quiroga o yo para acusarnos y amenazarnos con juicios, es generar un tratamiento de persecución”, expuso el exmandatario.

García Linera acusó, en primera instancia, a Samuel Doria Medina de haber incurrido en defraudación fiscal en la venta de sus acciones de Soboce a la empresa mexicana Chihuahua. El empresario y político opositor también está acusado de haber otorgado un préstamo a la fundación privada Funda-Pró, cuando era ministro de Planeamiento en la década del 90.

Mesa, frente a esa acusación, indicó que el caso prescribió, que no existe retroactividad en Bolivia y que se debe respetar la ley independientemente de si alguien es de izquierda o de derecha.

Tras esa posición, García Linera acusó a Mesa de haber aprobado un decreto para quemar los descargos de los gastos reservados usados en su Gobierno y amenazó con iniciarle una investigación.

Otro de los rasgos del “corazón autoritario”, según Mesa, es que el presidente Evo Morales “controla de manera absoluta” los poderes del Estado, con excepción del Tribunal Supremo Electoral.

Respecto a la declaración del presidente Morales en sentido de que quienes piden independencia de poderes buscan el descuartizamiento del Estado, Mesa dijo que esto demuestra que “el Presidente no ha leído la Constitución que ha promulgado el 7 de febrero de 2009”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada