27 agosto 2016

34 años de democracia: Primera vez que una autoridad muere torturada


EL viceministro de Régimen Interior, Rodolfo Illanes. GALERÍA(2)
[Move to Panel 1]

En 34 años de democracia que vive Bolivia es la primera vez que una autoridad nacional es torturada y asesinada en manos de un grupo de movilizados, en este caso de mineros cooperativistas. El hecho consternó a todo el país y representantes de todos los sectores clamaron paz y justicia.

El rector de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), exdefensor del Pueblo y activista de los Derechos Humanos, Waldo Albarracín, dijo que la muerte del viceministro de Régimen Interior, Rodolfo Illanes, fue un crimen de lesa humanidad de acuerdo al Derecho Internacional.

Desde que Hernán Siles Zuazo llegó al Gobierno, el 10 de octubre de 1982, hasta el gobierno de Evo Morales, los bolivianos viven en un estado de democracia –de acuerdo a diferentes analistas– pero con sus defectos y virtudes.

En la historia del país jamás se registró un hecho violento que termine en un asesinato de una autoridad nacional en manos de un grupo social; pero sí, se conoció de otro tipo de hechos lamentables que también derivó en la muerte.

Entre los más resaltantes están el “linchamiento” al alcalde de Ayo Ayo, Benjamín Altamirano, quien fue quemado vivo en 2004. Otro caso tiene que ver con la tortura y posterior asesinato de los esposos Andrade y dos policías más protagonizado, supuestamente, por cocaleros del Chapare (Cochabamba).

BUSCANDO PAZ

El caso del viceministro Illanes, que consternó a todo el país, inclusive a personas extranjeras, fue distinto. De acuerdo con información oficial, la autoridad tomó la decisión de dirigirse hasta la localidad de Panduro, a 50 kilómetros de la sede de Gobierno, con el fin de entablar un diálogo con los cooperativistas mineros que bloqueaban la vía.

A las 10.30 del 25 de agosto, la autoridad, junto a su edecán, llegaba a Panduro, escenario donde se registraron violentos enfrentamientos. Ahí, según el ministro Carlos Romero, fue secuestrado por los cooperativistas mineros que amenazaban con torturarlo. Minutos después, el vicepresidente de la Federación de Cooperativas Mineras de Bolivia (Fedecomin), Agustín Choque, descartaba ello y señalaba que el Viceministro estaba fuera de peligro.

Horas después, radio Pío XII difundía una entrevista con Illanes, quien dijo textual: “Estoy muy bien de salud, que se tranquilice mi familia”.

HORAS DE TERROR

De acuerdo con la información difundida a por el Ministerio de Gobierno, en su cuenta de Twitter, el viceministro “Illanes llamó tres veces (10.38, 10.47 y 10.51 am) para pedir auxilio y denunciar que cooperativistas amenazaban descuartizarlo”.

La tarde de ese jueves, el cielo en la ciudad de La Paz se nubló, como presagio que algo terrible se acercaba o algo lamentable iba a ocurrir. Al atardecer los cooperativistas hablaban de un tercer bloqueador muerto.

Los cooperativistas movilizados habían señalado con anterioridad que si iba a existir un tercer muerto, se la iban a cobrar con la vida del Viceministro.

Las horas pasaban y nadie sabía del futuro incierto de Illanes; sin embargo, cerca de las 18.30 radio Fedecomin reportaba la muerte del Viceministro. La información no era confirmada oficialmente por las autoridades.

El director de radio Fedeicomin, Moisés Flores, entrevistado por radio Erbol, aseguraba que vio el cuerpo sin vida de la autoridad.

Larga fue la espera para escuchar una voz oficial que confirme o descarte sobre el deceso o no de Illanes. A las 22.50 el ministro Carlos Romero salió en conferencia con un semblante que denotaba aflicción, fue entonces cuando señaló que todos los indicios apuntaban a que el Viceministro había sido asesinado brutalmente por los mineros cooperativistas y que se estaban realizando las gestiones necesarias para recuperar el cuerpo. El edecán y el chofer salvaron su vida.

SIN VIDA

Al promediar la 01.00 de la madrugada del viernes, el cuerpo sin vida de Illanes fue encontrado envuelto en una manta al lado de la carretera La Paz – Oruro, fue entonces que fue trasladado en una ambulancia escoltado por policías.

Al promediar las 02.30 el procurador general del Estado, Héctor Arce, y el ministro de Trabajo, Gonzalo Trigoso, recibieron, en la ciudad de El Alto, el cuerpo de Illanes, según información de la Procuraduría.

En la mañana, el presidente Evo Morales señalaba que “duele muchísimo. (Este acto) tan cobarde; secuestran torturan y matan (al viceministro Illanes); es imperdonable”.

SIN CONSUELO

Al promediar las 12.35 del viernes, el cuerpo sin vida de Illanes llegaba hasta Palacio de Gobierno en plaza Murillo, principal centro político del país. El llanto de las mujeres se dejaba escuchar y el de los hombres se notaba visiblemente, unos acongojados gritaban ¡Justicia! y otros no podían ni pronunciar alguna palabra.

Los familiares buscaban consuelo, los ministros guardaban silencio. El vicepresidente abrazaba a la gente más cercana de Illanes.

A las 12.44 comenzó la misa de cuerpo presente. Los familiares y las autoridades acompañaron el momento con oraciones, rezos y algunos cánticos. El padre que diría la ceremonia pedía “evitar más decesos” y también solicitaba a Dios que ponga un espíritu de arrepentimiento a los mineros que mataron a Illanes.

El Presidente del Estado no se encontraba al mediodía junto a su equipo de ministros y viceministros que velaban el cuerpo del viceministro.

En horas de la tarde el Primer Mandatario llegó a Palacio y acompañó a los familiares durante varias horas.

El hall de Palacio de Gobierno cada vez se llenaba, puesto que colegas, amigos, familiares iban a darle el último adiós en el velorio.

Al promediar las 14.00, el ministro de Trabajo, Gonzalo Trigoso, recordaba de Illanes el buen perfil de trabajador que demostraba, buen docente, buen padre de familia, además recordó que era un amante del folklore.

“Sus consejos siempre funcionaban, uno siempre lo llamaba para agradecerle, aunque a él no le gustaba. El Presidente no firmaba nada si no tenía el ‘ok’ de Illanes (…). Fue uno de los mejores docentes, no regalaba nota, pero se daba el lujo enseñar bien a los estudiantes. Yo no sé cómo se daba tiempo para atender a su familia. Era un hombre ligado al folclore, bailaba por lo general de moreno”, relató.

Cerca a las 15.00, el rector de la UMSA, Waldo Albarracín, junto a otros académicos y estudiantes, llegó también hasta Palacio de Gobierno, donde recordó también que en los años 1978, 1979 Illanes fue su compañero de curso, posteriormente compañero de luchas. “Luchamos en contra las injusticias”.

Albarracín manifestó su dolor e indignación por semejante atropello al que fue sometido el viceministro, quien fue su colega cuando ejercía el cargo de docente en la facultad de Derecho de la UMSA.

“No fue a reprimir, fue a buscar paz. Lo secuestraron, lo torturaron y finalmente lo asesinaron. En el Derecho Internacional se conoce como crimen de ilesa humanidad, por eso pensamos que

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada