19 junio 2016

El desafío es hacer una revolución en la Defensoría del Pueblo

El 13 de junio, el defensor del pueblo, David Tezanos, posesionó a su primer adjunto, cargo que recayó en el representante del pueblo afroboliviano Juan Carlos Ballivián, con quien Cambio conversó para conocer sus desafíos y proyectos en el nuevo cargo que le tocará desempeñar.

¿Que significó para usted la designación en el cargo?

En primer lugar representa una felicidad para el pueblo afroboliviano porque es una conquista del pueblo afroboliviano el que nosotros hubiésemos reclamado históricamente un espacio de visibilización en la Defensoría del Pueblo, que es un espacio bastante simbólico no solamente para el pueblo afroboliviano, sino para todos los pueblos y sectores minoritarios en el país.

Mi trayectoria de director, de ejecutivo, de dirigente, de activista de derechos humanos, de defensor de los derechos del pueblo afroboliviano se ve traducida en este nuevo espacio, desde el cual podemos cumplir muchos de los objetivos como pueblo y que no pudimos materializarlos aún y que obviamente tienen un camino largo que recorrer y con muchos retos, porque pensamos que la incorporación étnica es muy importante.

También hay un mensaje que la Defensoría del Pueblo, a partir del nuevo Defensor, le está dando al país, hay inclusión pero no solamente es inclusión étnica, porque queremos desmontar los constantes estigmas que la población tiene del pueblo afro, que solamente podemos bailar o jugar fútbol porque no se nos visibilizó desde la capacidad profesional, ése es otro mensaje étnico pero también profesional con capacidades para poder hacer un trabajo eficiente en la Defensoría del Pueblo.

¿Qué desafíos se plantea para el nuevo cargo?

Hay que reformular la visión de la Defensoría de Pueblo, actualmente la gente piensa que la Defensoría del Pueblo es una instancia que tiene que pelear con el Gobierno solamente, y no piensa que la Defensoría del Pueblo tiene en realidad muchas otras actividades, como la promoción de los derechos humanos, la capacitación en materia de derechos humanos, la promoción de los derechos históricamente olvidados, la defensa de todos los sectores que estuvieran siendo sometidos a alguna injusticia. Ésas son las proyecciones que hay que ver en la Defensoría.

Para darle una nueva imagen a la Defensoría hay que revolucionar la Defensoría, porque no era una institución muy accesible, parecía que todavía fuera parte de la administración pública. Por lo tanto nuestro reto es que la Defensoría realmente represente al pueblo, se dé al pueblo y que evidentemente sea accesible. Agilizaremos las resoluciones de los casos que se nos presenten, acompañaremos permanentemente a aquellos que se sientan vulnerados en sus derechos, y de manera objetiva trabajaremos en defensa de todo aquel que sienta que se vulneran sus derechos.

Ademas quiero anticipar que no solamente vamos a trabajar por el pueblo afroboliviano, hay un estigma entre la población que señala que los indígenas solamente tienen que trabajar por los indígenas, esa visión lo único que busca es dividirnos, fue una manera de aislarnos para trabajar en nuestras temáticas, mientras otros nos gobernaban de manera permanente, nosotros entraremos a trabajar por todos los sectores.

¿En qué ámbitos se debe hacer mayor énfasis?

Se debe trabajar contra la exclusión social, contra el racismo, contra la discriminación, contra las injusticias laborales, entre otras cosas. Ese trabajo todavía no se lo enfrentó de manera fuerte e incisiva en el país, tenemos que trabajar.

La Defensoría del Pueblo, el Ministerio de Justicia y otras instancias deberían ser los lugares donde se debería reflejar la pluralidad del Estado boliviano, sin embargo sabemos que no fue así, no se dieron señales, y claro, ahora la Defensoría del Pueblo está dando una señal de inclusión y pone en evidencia que había capacidades que se tenían que reconocer a los pueblos no solo por su condición étnica, sino por esas capacidades que históricamente fueron invisibilizadas.

¿Cuál es la trayectoria de Juan Carlos Ballivián?

Nací en la provincia Nor Yungas de La Paz, en el municipio de Coroico, fui activista cultural desde los 14 años, participé en grupos culturales, entendiendo que la saya fue el bastión principal para la conquista y visibilización del pueblo afroboliviano, nuestra primera organización, Movimiento Cultural Saya Afroboliviana (Mocusabol). Desde 1989 buscó la visibilización y reivindicación del pueblo afroboliviano y desde ahí caminamos bajo esa lógica llegando hasta el año 2000, cuando empezamos a hablar de reivindicación de derechos y empezamos a mirar el país de manera diferente y se concretó en 2006 con un nuevo proceso que se materializa con la nueva Constitución Política del Estado.

En 2003 me voy a la universidad de Carmen Pampa, en la unidad campesina, egrese en 2007 como ingeniero agrónomo, y en La Paz vuelvo a retomar el activismo dirigencial, y en 2009 trabajo en la oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, en un proyecto que era ‘Derechos humanos de los afrodescendientes en la región andina, Bolivia Perú y Ecuador”, posteriormente asumo de manera formal junto a otros compañeros la conformación del Consejo Nacional Afroboliviano en 2011, como un mecanismo para viabilizar el reclamo de nuestros derechos.

Primero fui secretario de Finanzas, y en 2013 asumo recién como ejecutivo y culminó mis funciones este año para asumir la responsabilidad que ahora me toca en la Defensoría del Pueblo.
¿Cuál es su opinión sobre la nueva Constitución Política del Estado?

Pasar de la República al Estado Plurinacional representa mucho, es el reconocimiento de aquellos sectores históricamente olvidados, es el reconocimiento de nuestra realidad, lo importante para nosotros es que nos reconozcamos como iguales en la diversidad.

Desde nuestro rol tenemos que aportar a la construcción de este nuevo Estado Plurinacional, que es un camino que los bolivianos y las bolivianas lo elegimos mediante los mecanismos democráticos, y pensamos a partir de ello consolidar lo que vino pasando, estar en los ojos del mundo. Antes no teníamos ese privilegio.

Somos un país con muchas capacidades económicas y culturales, que exporta muchas coas, entre ellas la forma de organización del Conafro, porque en la región no hay ninguna organización afro que tenga una representación nacional, solo en Bolivia, ese aspecto también lo estamos exportando como un producto social.
¿Qué mensaje le puede dar a los bolivianos?

Es momento de reconciliarnos entre nosotros y continuar con la construcción de este nuestro Estado que nos llama todos los días a ponernos la camiseta.
No tendríamos que retroceder, principalmente por los espacios democráticos que construimos. Si miramos nuestra historia, no es conveniente retroceder en muchos aspectos, lo que hoy estamos representando en la Defensoría del Pueblo es un logro de este nuevo proceso del Estado Plurinacional; por lo tanto, de no haberse dado ese paso, Juan Carlos Ballivián hoy no fuera adjunto, creo que ése es el mensaje que debemos recibir.

Tenemos que creer en nosotros mismos, y quiero decirles que los mecanismos democráticos que se adoptaron en el país deben ser respetados, los bolivianos y bolivianas definimos esta forma de Estado y creo que todos tenemos que aportar para materializar este naciente Estado, les llamo a no mirar nuestras diferencias entre nosotros, sino mirar nuestras virtudes, ésa tiene que ser nuestra fortaleza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada