24 mayo 2016

Los ingresos de gobernaciones y alcaldías bajan en 20 por ciento este año

La caída de la renta por hidrocarburos, como efecto de la baja de precios internacionales, y una disminución de las recaudaciones de impuestos tendrían este año una consecuencia directa en la disminución del presupuesto de gobernaciones y municipios, con una reducción de más de 20 por ciento de ingresos por transferencias.

Para la gestión 2016, si bien se ha considerado un precio referencial del barril de petróleo de 45.16 dólares, el actualmente observado está nuevamente por debajo de lo previsto.

Entre la recaudación efectiva del año 2014 y el presupuesto 2016 se registra una disminución de 53 por ciento , es decir que, en dos años, la renta se redujo a menos de la mitad.

Si los precios se mantienen en los niveles observados entre diciembre de 2015 y abril de 2016 (36 dólares en promedio), los ingresos por hidrocarburos serían incluso inferiores a los previstos en el presupuesto, según cálculos de la Fundación Jubileo.

Esta situación obliga al Estado a encarar medidas urgentes, en el marco del Pacto Fiscal, para generar mayores ingresos internos para el Sector Público o al menos contener en parte los efectos de la caída.

En el caso específico de los gobiernos subnacionales (gobernaciones y municipios), se tienen dos vías de solución: por un lado estaría la opción de asignar mayores recursos hacia los gobiernos departamentales y municipales reformulando los porcentajes de distribución de recursos y, por otro lado, estaría la posibilidad de desconcentrar o permitir a los gobiernos subnacionales la efectiva creación de impuestos en el marco de las autonomías.

Para ello se requiere de una revisión del sistema tributario y de la Ley de Clasificación de Impuestos, desconcentrando la recaudación de algunos tributos a favor de gobiernos subnacionales o permitiendo que realmente puedan crear nuevos impuestos regionales o locales. Es decir una transferencia, no de recursos, sino de atribuciones recaudatorias.

De lo contrario, a los gobiernos subnacionales solo les quedará recortar sus gastos e inversiones. Sin embargo, se debe considerar la relevancia que los gobiernos departamentales y municipales han tomado en las economías regionales y locales, por lo que los efectos no solo serían en las finanzas subnacionales sino también en la situación de las economías locales y de la población. Será fundamental contener el crecimiento de los gastos corrientes, y priorizar y optimizar los recursos públicos hacia inversiones con impacto; pero el momento actual exige, además, políticas y reformas estructurales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada