22 febrero 2016

#BoliviaDEcide Un hombre detenido en Sucre por votar dos veces, único incidente en Chuquisaca



La detención de una persona en Sucre por haber sufragado dos veces en recintos electorales diferentes rompió la calma y tranquilidad con la que se desarrollaba la jornada de referéndum constitucional en la capital del Estado.

Desde las 08.00, el proceso comenzó de manera normal y con una gran presencia de los sucrenses en los recintos electorales, a los que se acercaron familias enteras a emitir su voto. Un día soleado acompañó el proceso electoral en el que el comercio informal, los paseos en bicicleta y los partidos de fútbol y otros deportes se apoderaron de las calles de toda ciudad.

Cerca del mediodía, el fiscal general del Estado, Ramiro Guerrero, convocó a una conferencia de prensa en la que informó sobre los hechos más relevantes de la mitad de jornada. En la oportunidad señaló que el único caso digno de ser destacado se trataba de la detención de Ramiro C. P., quien “fue sorprendido in fraganti cuando emitía su voto por segunda vez en un recinto ubicado cerca del campus de la Universidad del Valle (Univalle)”.

La persona fue aprehendida y luego se le tomó su declaración informativa, bajo la acusación de haber cometido el delito de obstrucción al proceso electoral, sancionado por el Código Penal, que dispone una pena privativa de entre tres y cinco años, en caso de comprobarse el delito.

Con todo, la ciudadanía se volcó a las urnas, en muchos casos, acompañada de toda la familia. Las mascotas también gozaron de una vía pública tranquila y expedita por la ausencia de circulación rodada, tanto de transporte público como de privados. Así que las calles de las laderas y el centro de Sucre se convirtieron en improvisadas y animadas canchas de fútbol, básquet y pistas de ciclismo y patinaje.

RECREO. Tampoco la comida estuvo ausente del día festivo y los tradicionales chicharrones de cerdo, el chorizo y el mondongo fueron los platos de mayor demanda entre los comensales, quienes disfrutaron del buen clima y saciaron el apetito una vez de cumplido su derecho a sufragar.

Dentro de los recintos, los percances fueron mínimos, aunque hubo algunos hechos menores derivados siempre de la desinformación. Por ejemplo, en la unidad educativa Cardenal Maurer, un joven de 22 años casi se queda sin votar debido a que no contaba con su cédula de identidad, pero en pocos minutos volvió a la mesa, al percatarse de que sí llevaba con él la libreta de servicio militar.

En una primera instancia, los jurados de mesa no le permitieron sufragar. El joven acudió al notario electoral del recinto, ante el cual presentó un reclamo formal porque consideraba que la libreta militar es un documento de valor suficiente para certificar la identidad y, por tanto, para ejercer el derecho al voto. El notario le dio la razón y ordenó a los jurados de la mesa que le permitieran depositar su papeleta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada