10 febrero 2014

Gobernación de La Paz declara ‘zona de desastre’ al departamento y plantea una telemaratón para recaudar ayuda



La Gobernación de La Paz declaró como ‘zona de desastre’ al departamento por la magnitud de los daños causados por las intensas lluvias, que dejaron al menos 5.000 familias damnificadas, derrumbes y pérdida cultivos. El gobernador, César Cocarico, llamó a la solidaridad y planteó hacer una telemaratón para recaudar víveres, vituallas y recursos económicos.

“Todo el departamento está viviendo días de desesperación (…) mucha gente está viviendo con el agua que ha penetrado como un metro y medio (en las casas) y eso ya amerita que declaremos a La Paz como zona de desastre”, explicó la autoridad en una conferencia de prensa.

Palos Blancos, Alto Beni, Teoponte, Puerto Pérez y Escoma son las regiones más afectadas por el desborde de ríos, como el Suches, en la población fronteriza de Escoma. El ministro de Defensa, Rubén Saavedra, reportó a la emisora estatal Patria Nueva el envío de 17 toneladas entre alimentos, frazadas, colchonetas, vituallas y medicamentos a la localidad de Palos Blancos, a 229 kilómetros de la sede de Gobierno.

El ministro también reportó del envío de tres toneladas de vituallas al municipio de Guanay, donde el 1 de febrero se reportó una inundación que obligó a evacuar a familias del lugar. Informó además del desborde “en las últimas horas" del río Coroico en la localidad de Caranavi, en Yungas. “Muchas familias se han visto afectadas porque las aguas ingresaron a la población. Defensa Civil está haciendo la evaluación de daño”, dijo.

Cocarico informó que los siete millones de bolivianos disponibles para atender los desastres naturales son insuficientes para responder a la magnitud de los daños y a los damnificados. Convocó a las instituciones paceñas a organizar una telemaratón con el fin de conseguir más recursos, además de alimentos, medicamentos y vituallas. Agradeció la colaboración de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), que está en una campaña de recolección de alimentos.

“Nos animamos a invitar a una sola campaña, a partir de ahora hay que organizarnos mejor (…) hay que hacer una campaña grande, que termine en una telemaratón para incentivar la solidaridad de nuestros hermanos de La Paz, El Alto y las provincias”, remarcó Cocarico, quien el fin de semana visitó algunos lugares de desastre.

Más de cinco mil familias en el departamento de La Paz fueron víctimas de las intensas lluvias registradas desde inicios de enero. Esa cifra –según el Gobernador de La Paz- ‘quedó chica’ debido a que en el fin de semana se reportaron otros casos. Admitió que la Gobernación perdió la capacidad de contabilizar el número de familias damnificadas.

Pidió a los alcaldes del departamento quedarse en sus municipios y hacer un registro de cuántas familias damnificadas existen. Anunció que hoy, directores y secretarios departamentales serán enviados a las distintas provincias para coordinar con los burgomaestres la cooperación que se pueda entregar en las zonas anegadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada