20 marzo 2017

Con menos IDH, gobernaciones "sacrifican" proyectos nuevos



Tres de los cuatro gobiernos autónomos departamentales del país, caracterizados por su producción petrolera, usan más del 50 por ciento de sus recursos provenientes del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) para dar continuidad a proyectos departamentales anteriores durante esta gestión ante la reducción cada vez mayor de este ingreso distribuido por el Gobierno Central.

El techo presupuestario elaborado por el Ministerio de Hacienda disminuyó los ingresos por hidrocarburos a los nueve departamentos del país, 327 municipios y nueve universidades públicas, de un total de 470 millones de dólares a 396 millones, afectando el desarrollo de proyectos de inversión y generación de empleo.

En el caso de Tarija, por ejemplo, el presupuesto de este año se centrará en 90 por ciento a dar continuidad a los proyectos que la pasada gestión estaban en ejecución. Sólo el 10 por ciento restante se invertirá en proyectos nuevos. En este último se trabaja, principalmente, en la dotación de servicios básicos, como la del gas, energía eléctrica y la construcción de hospitales.

En Cochabamba, la situación es similar porque obligó a la Gobernación a continuar con 65 proyectos que son de la gestión pasada y a "prescindir" de otros, debido a que carece de los recursos suficientes.

El secretario de Planificación de esta entidad, Filemón Iriarte, indicó que, como política adoptada desde el gobernador Iván Canelas, la inversión de los recursos se centrará en garantizar la dotación de agua para el consumo familiar, el riego de los cultivos y su mejor almacenamiento ante la actual crisis hídrica.

Este año, la Gobernación de Cochabamba recibió 329 millones de bolivianos del Gobierno nacional por concepto de IDH y regalías, un 47 por ciento menos que en la gestión 2013, cuando se llegó a un nivel récord de 626 millones.

En una publicación realizada por el periódico El Deber, secretarios de Hidrocarburos de las gobernaciones de Santa Cruz, Herland Soliz; de Tarija, Boris Gómez, y de La Paz, Edgar Hurtado alertaron la postergación de obras en el país y la menor inversión en los gobiernos subnacionales.

El asesor general de la Gobernación de Santa Cruz, José Luis Parada, en entrevista con Los Tiempos, indicó que la reducción de los recursos IDH no sólo perjudica al departamento, sino a más de 370 instituciones públicas de Santa Cruz, que se benefician con ese recurso.

No obstante, el secretario de Planificación de la Gobernación de Chuquisaca, Ernesto Sejas, lamentó que lo que esté afectando más sea el cambio climático, a lo que se debe destinar mayores recursos.

Buscan cómo tener recursos

La disminución de los recursos del IDH obligó a las gobernaciones de Cochabamba, Santa Cruz, Tarija y Chuquisaca a darse modos para reducir sus gastos y hallar maneras de generar mayores ingresos por otros medios o, en otros casos, buscar entidades de financiamiento para los proyectos de mayor envergadura.

Por ejemplo, para la Gobernación de Chuquisaca, Sejas indicó que se tuvo que encarar una reestructuración del gasto. En este sentido, el departamento logró ahorrar 9 millones de bolivianos por la reducción de salarios a sus trabajadores, una medida adoptada para amortiguar la reducción del IDH.

Asimismo, se redujeron los gastos corrientes hasta menos del 7 por ciento y se ahorraron, por gastos de operación, 25 millones de bolivianos.

En el caso de Cochabamba, la Gobernación gestiona desde la pasada gestión proyectos de coparticipación con el Gobierno central, alcaldías e instituciones internacionales para garantizar la ejecución de obras para el departamento.

Por su parte, el Gobierno Departamental de Santa Cruz consiguió un crédito, mediante un fondo en fideicomiso, de 343 millones de dólares para apalancar los créditos externos.

En el caso de Tarija, el secretario departamental de Economía y Finanzas de la Gobernación, Manuel Figueroa de los Ríos, indicó que se accedió a diferentes propuestas, como el plan de reactivación económica, en la que se tenía una agenda con el Ministerio de Economía para tener un fideicomiso que permita acceder a recursos del Estado que tiene en ejecución la Gobernación de Tarija, pero no prosperó.

Otra opción para Tarija es acceder a un préstamo de la banca privada, que está a la espera que dé una autorización, pero desde diciembre de 2016 existen observaciones que se deben subsanar, como la titularización de flujos y bolsa de valores que necesita de una estructura financiera.

“Lo que queremos es conseguir recursos para pagar a empresas que están paralizadas, proyectos que se están parando y así dar una inyección de recursos y reactivar la economía en Tarija, que está en un momento de recesión”, concluyó Figueroa.



COCHABAMBA. BUSCAN APOYO ECONÓMICO

Continúan 65 proyectos de 2016

Ante la reducción de los recursos percibidos por el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) en Cochabamba, el secretario de Planificación, Filemón Iriarte, aseveró que se da continuidad a 65 proyectos de la pasada gestión que están en proceso de ejecución, principalmente en temas de infraestructura vial, como la apertura de caminos, empedrado, mejora de vías, puentes y asfaltado.

El pasado año, la Gobernación logró añadir 29 proyectos de riego con el programa “Mi Riego” en coordinación con el Fondo Nacional de Inversión Productiva y Social (FPS), en los que también está contemplado agua para consumo humano y riego.

“Obviamente, 15 por ciento menos de recursos afecta y no se están incorporando proyectos nuevos. Este año, nuestra prioridad es agua y servicios básicos”, afirmó Iriarte.

Asimismo, explicó que en 2016 la Gobernación llegó al máximo de endeudamiento con el Estado por un fideicomiso de 15 millones de dólares, por lo que ahora se busca apoyo del Gobierno Nacional y de la cooperación internacional para garantizar otras obras. Con este préstamo se financió parte de los proyectos del agua y obras que ejecuta la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC).

En Cochabamba, el presupuesto del IDH se redujo este año a 329 millones de bolivianos, 57 millones de bolivianos menos que el pasado año, generando preocupación.

Ante esta situación, la Gobernación redujo su personal de 440 a 391, e hizo cambios en algunas direcciones que se unieron o desaparecieron, logrando un ahorro de dos millones de bolivianos, que Iriarte calificó como "poco dinero" frente a los gastos que se tiene para encarar proyectos estratégicos.



SANTA CRUZ. RECURSOS BAJAN EN 63%

Hay 370 instituciones perjudicadas

El asesor general de la Gobernación de Santa Cruz, José Luis Parada, indicó que la reducción del IDH no sólo perjudica al departamento, sino también a más de 370 instituciones públicas de Santa Cruz, que se benefician con el ingreso hidrocarburífero.

“El IDH beneficia a universidades, municipios, gobernaciones, el pago de la Renta Dignidad, los pagos para seguridad ciudadana, y está ahí el fondo de explotación y exploración; entonces, la caída del ingreso es de casi el 63 por ciento entre 2014 y 2017”, afirmó Parada.

Esta disminución genera, sobre todo, la reducción de los montos de inversión en Santa Cruz, pero afecta en especial a los municipios pequeños que no tienen la posibilidad de pagar por la reducción del dinero. De las instituciones se va a reducir en un 50 por ciento el aporte. Por la cantidad menor de recursos que genera un problema, añadió.

Parada explicó que, ante esta situación, se consiguió un crédito como contraparte a las carreteras de la red fundamental mediante un fondo en fideicomiso de 343 millones de dólares para apalancar los créditos externos, gracias a que la Gobernación disminuyó su deuda en 50 por ciento en el último periodo.

“Este fondo garantiza una inversión pública en los próximos cuatro años de más de 2 mil millones de dólares, que son para carreteras, defensivos en ríos, riego y un hospital de tercer nivel en Montero”, destacó Parada.

Según datos proporcionados por la Gobernación de Santa Cruz, en los últimos tres años se registró una reducción de los recursos del IDH que en 2014 fue de 166.005.132 bolivianos; en 2015, la cifra subió a 118.071.110, pero para la gestión pasada disminuyó a 57.702.497 bolivianos.



TARIJA. IDH ERA EL 87% DE INGRESO

Existen 133 proyectos menos en 2017

Los recursos del IDH y regalías en Tarija llegaron a su auge en 2014, pero desde el siguiente año se redujo en 63 por ciento. Esto perjudicó de sobremanera a este departamento porque este ingreso representa el 87 por ciento de sus ingresos.

“Entonces, de 260 millones de bolivianos que se tenía para 2014, este año la Gobernación ha presupuestado 101 millones de bolivianos, siendo que se disminuyó más de 100 por ciento en esa fuente”, indicó el secretario departamental de Economía y Finanzas de la Gobernación de Tarija, Manuel Figueroa de los Ríos.

La Gobernación en Tarija en los últimos dos años trabajó para reducir compromisos que venían representados por transferencia de recursos y para orientar el gasto a la inversión.

Figueroa indicó que a partir de ahora será necesario ver otras fuentes de recursos que pasan por implementar nuevas leyes departamentales, el tema impositivo en el marco de las competencias departamentales; el análisis de la eficiencia de los ingresos en unidades ejecutoras y generadoras de recursos o ver la alternativa de trabajar en el mercado de Valores.

Como consecuencia de esta disminución de los recursos del IDH, en Tarija existen 133 proyectos que no son parte del presupuesto 2017, lo que genera un retraso en los proyectos que se tenían pensados para la principal región de donde se explotan los recursos hidrocarburíferos en el país.

Entre algunas de las obras afectadas están caminos, el área de desarrollo productivo y de inversión. Esta Gobernación en 2015 tenía una deuda de más de 4.500 millones de bolivianos con proyectos en ejecución y con compromiso, por lo que tuvo que priorizar cuáles de éstos se quedaban.



CHUQUISACA. TIENE 135 PROYECTOS

Reestructuración para tener recursos

La Gobernación de Chuquisaca destina casi el 100 por ciento de sus recursos IDH a un programa de salud una vez descontadas las obligaciones de la Renta Dignidad y seguridad ciudadana.

El secretario de Planificación de la Gobernación de este departamento, Ernesto Sejas, explicó que, viendo su situación, lo que se definió fue cambiar de fuente para garantizar la gestión en el tema social con el ingreso de las regalías.

Sejas indicó que antes la disminución del dinero se tomó algunas medidas. La primera, disminuir los gastos corrientes hasta menos del 7 por ciento; siguió la reducción de los salarios entre un 5 y 10 por ciento de los funcionarios dependientes de la Gobernación, lo que permitió un ahorro de 9 millones de bolivianos, y se ahorraron por gastos de operación 25 millones.

“Es una medida que nos va a permitir destinar estos recursos a proyectos de inversión y, de esta manera, no tener ningún efecto negativo y poder ejecutar como estaban programados todos los programas y proyectos”, aseveró Sejas.

Para esta gestión, Chuquisaca tiene 135 proyectos inscritos, con un presupuesto de 190 millones de bolivianos y 85 millones que son proyectos concurrentes con el Gobierno Central.

Sejas indicó que la Gobernación está enfocando sus recursos al tema social, para garantizar la salud, y al tema productivo, para dar condiciones en cuencas y riego.

Datos del boletín estadístico de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB)de enero a junio de 2014 y 2015 daban cuenta de que los ingresos por IDH y regalías cayeron en 20 por ciento durante este periodo. En cifras, el IDH bajó de 1.127,5 millones de dólares el primer semestre de 2014 a 922,7 millones, en 2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada