07 marzo 2017

Chuquisaca lanza ultimátum


DE LA MARCHA AL PARO

De concretarse el paro cívico del próximo martes, será la segunda vez que Chuquisaca encara medidas de presión por su participación en el campo gasífero Incahuasi, que ingresó en operaciones el año pasado.

La asamblea de instituciones en Sucre emplazó ayer a los ministros a llegar a Chuquisaca hasta el viernes para responder a las demandas regionales referidas a la participación en los campos Incahuasi y Azero; caso contrario, el Departamento cumplirá un paro cívico el próximo martes.

El presidente del Comité Cívico de Chuquisaca, Freddy Montero, ponderó la participación de las instituciones y que más allá de los intereses personales o grupales se logró sobreponer la unidad del Departamento.

“Uno de los puntos más importantes, pese a las diferencias que puedan existir, se está ratificando la unidad del Departamento”, remarcó. El punto dos dentro de las conclusiones es no renunciar y exigir la compra inmediata de la clínica Los Ángeles para la Caja Nacional de Salud (CNS) en Sucre. “Se está exigiendo además transparentar todo el proceso de adjudicación que se ha tenido de este edificio y establecer responsabilidades a quienes corresponda si es que las hubiere”, señaló.

Otra de las determinaciones es la convocatoria a las instituciones y afiliados a la vigilia de mañana, miércoles, a partir de las 15:30, en puertas del Tribunal Departamental de Justicia, donde se celebrará la audiencia sobre el amparo que la Gobernación presentó contra YPFB, para paralizar la distribución de regalías por el campo gasífero Incahuasi, que la región reclama como compartido, aunque un estudio cuestionado de YPFB definió que está íntegramente en territorio cruceño sobre la base de límites no consolidados.

“Debemos ejercer presión sólo para que se cumpla la ley, sólo para que no exista ningún manipuleo político partidario de ningún lado”, aclaró el Presidente cívico.

Asimismo, la asamblea resolvió convocar a las principales autoridades de YPFB, INRA y los ministros de la Presidencia, Hidrocarburos, Desarrollo Rural y Tierras, Medio Ambiente y Agua, además del Viceministro de Autonomías, para responder a las demandas en torno al campo Incahuasi, el bloque Azero y el tema de límites.

“Estamos convocando a los ministros de estado que anteriormente habíamos convocado a que se hagan presentes en el Departamento y por qué no en Overa Ñancahuazú para que se consolide la reunión, en caso de no tener presencia de estas autoridades, nos veremos obligados, lo que ya es una decisión, a realizar el paro cívico departamental el próximo martes”, remarcó.

Ayer por la mañana, el Ministerio de la Presidencia y su viceministerio de Autonomías aseguraron que no asistirán a ningún llamado de las instituciones del departamento de Chuquisaca, porque tienen la calidad de conciliadores.

El viceministro de Autonomías, Hugo Siles, recomendó a las autoridades y dirigentes cívicos del Departamento revisar la Ley 339 que prohíbe a las instancias de “conciliación” asistir sólo a una de las parte del conflicto limítrofe, refiriéndose al conflicto limítrofe entre Chuquisaca y Santa Cruz.

“Las instituciones tienen que saber que la Ley 339, por lo menos a lo que corresponde la carta de ministerio de Presidencia y viceministerio de Autonomías somos parte de la conciliación, somos como el juez, no se puede asistir a la parcialidad de un departamento”, declaró a ANF.

INCIDENCIAS DE LA ASAMBLEA

El tratamiento del primer punto tomó casi una hora y media. El nuevo Administrador Regional de la Caja Nacional de Salud (CNS), Reynaldo Torrejón, brindó un informe de la situación de la adquisición de la clínica y mencionó que la Gerencia General dio un plazo hasta el viernes para que los dueños acepten subsanar los puntos observados al contrato de compra y venta.

También mencionó la posibilidad de que se vuelva a convocar a una nueva licitación y no descartó la construcción de un nuevo hospital para Sucre, que sería entregado hasta en 18 meses.

Casi todos los presentes expresaron su apoyo a la compra y sugirieron la realización de auditorías posteriores. Un participante fue en contraposición y lamentó que se quiera comprar un inmueble con sobreprecio, en referencia a $us 1,07 millones que obedece al costo adicional de un tomógrafo y un equipo de Rayos X incluida la conexión y obras complementarias específicas que requiere este equipamiento.

La asamblea se sorprendió con la visita del arzobispo de Sucre, monseñor Jesús Juárez, quien dijo haber estado de paso y no quiso quedar indiferente. El prelado dio un breve mensaje y se fue. Dijo que los problemas de Chuquisaca son también de la Iglesia Católica, por lo que pidió ser tomado en cuenta en las reuniones posteiores. "Pongan en la lista a la Iglesia, yo no quiero venir de contrabando", dijo luego de recomendar a la sala serenidad, responsabilidad, unidad, claridad, tolerancia y respeto en la toma de decisiones.

El segundo punto, referido al campo Incahuasi y al bloque Azero, se empezó a considerar casi a las 21:00 y el debate se extendió por casi una hora y media. Hubo muchas críticas a la ausencia del gobernador Esteban Urquizu, cuyos delegados justificaron su inasistencia por motivos de salud.

La Gobernación brindó una explicación de las acciones legales asumidas a partir del informe de YPFB sobre la propiedad del campo Incahuasi y destacó que este año potenciará su equipo técnico con expertos petroleros con una inversión de más de Bs 1 millón.

Los dirigentes cívicos del Chaco chuquisaqueño llegaron a la asamblea y aclararon que la reunión de Ñancahuazú sólo se suspendió y que esperaban su reanudación en el plazo de diez días. Reclamaron mayor coordinación a la Gobernación.

La FUL hizo conocer un par de votos resolutivos que emitió desde la reunión de Overa Ñancahuazú y protagonizó un incidente con los militantes del Movimiento Al Socialismo (MAS) al pedir a las autoridades colocarse la camiseta roja y blanca de Chuquisaca "y no ponerse esa camiseta asquerosa azul como lo han estado haciendo".

Hubo una serie de reacciones de autoridades y dirigentes del oficialismo, que calificaron de discriminatorio y hasta racista el término empleado por uno de los dirigentes de la Federación Universitaria Local (FUL). Ninguna de las partes abandonó la sala, sin embargo.

El alcalde Iván Arciénega intervino casi al final de la asamblea para calmar los ánimos y respaldar la vigilia de este miércoles en el Tribunal Departamental de Justicia.

“Ahí vamos a vernos, en las calles, y no vamos a gritarnos entre nosotros, le vamos a gritar respeto a Chuquisaca a YPFB, porque ahí ha empezado la discriminación y este amparo pretende reponer precisamente aquello”, enfatizó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario