11 enero 2017

El Palacio Quemado queda chico ante nueva construcción


La denominada “Casa del Pueblo” se levanta imponente detrás del histórico Palacio Quemado que albergó a gran parte de los presidentes del país.

La primera construcción del Palacio de Gobierno fue en 1559, misma que estuvo a cargo indígenas y se terminó de construir en 1561, pero entre los siglos XVI y el XVII tuvo algunas reformas.

En 1846, el presidente de la república, general José Ballivián, ordenó su demolición para dar inicio al nuevo. Lo encargó al más importante arquitecto de la época Don José Nuñez del Prado a quien se le debía el Teatro Municipal de La Paz.

La edificación tardó en construirse seis años y cuatro meses y lo estrenó el presidente Isidoro Belzu el 25 de marzo de 1853.

El origen del sobrenombre de Palacio Quemado se remonta al 20 de marzo de 1875 durante el gobierno de Tomás Frías cuando una turba comandada por Carlos Ressini y Modesto Moscoso quiso asaltar el edificio y haciéndose imposible el acometimiento, arrojaron antorchas encendidas desde la Catedral. Tras el incendio, el edificio quedó en la práctica inhabitable perdiendo el tejado original con sus armaduras y destruyéndose el interior por la caída del tercer piso.

En 1882, se comenzó su restauración, mientras se usaba como palacio entre 1875 y 1882 el edificio situado a una cuadra en la esquina de las calles Potosí y Ayacucho, de ahí el denominativo de “Palacio Chico” para el inmueble que hoy es sede del Ministerio de Cultura.

En 1899 se convierte oficialmente en la sede presidencial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada