09 noviembre 2016

Trump se impuso en los estados clave

El magnate inmobiliario y candidato republicano Donald Trump se alzó matemáticamente con la Presidencia de Estados Unidos, según las proyecciones de resultados de las elecciones de ayer.

Los cálculos de los principales medios estadounidenses otorgan al candidato presidencial del Partido Republicano 290 votos electorales, frente a 218 de su rival demócrata, la exsecretaria de estado Hillary Clinton, al lograr la victoria en Wisconsin y conseguir uno más de los que repartía Maine.

Para proclamarse vencedor de las elecciones, Trump tenía que superar los 270 votos electorales, lo que finalmente se confirmó cerca de las 3:30 (HB) de esta madrugada).

Trump logró su victoria al imponerse en algunos de los estados clave, en ciertos casos contra todo pronóstico, como Ohio, Florida, Carolina del Norte o Iowa, sin que la exsecretaria de Estado y ex primera dama consiguiese victorias destacadas entre ellos.

Clinton, por si fuera poco, perdió también en otros estados que debiera haber ganado, como Michigan y Wisconsin, que en teoría eran feudos demócratas.

El candidato republicano se impuso a ella igualmente en Pensilvania, estado elegido por la demócrata para dar su gran mitin de cierre de campaña arropada por el presidente Barack Obama, la primera dama, Michelle, y su marido, el expresidente Bill Clinton.

Desde que George Bush (padre) lo hizo en 1988, ningún candidato presidencial republicano había logrado una victoria en ese estado, parte del cinturón siderúrgico y minero del este de Estados Unidos y que Trump supo encandilar con promesas de vuelta al pasado de prosperidad que disfrutó hace décadas.

El triunfo del republicano sobre Hillary Clinton pondrá fin a ocho años de dominio demócrata en la Casa Blanca y amenaza con revertir importantes logros del actual presidente Barack Obama.

Durante su campaña, Trump prometió actuar rápidamente para derogar su emblemática ley de atención sanitaria, revocar el acuerdo nuclear con Irán y reescribir importantes acuerdos comerciales con otros países, especialmente México y Canadá.



REPUBLICANOS CONTROLAN AMBAS CÁMARAS

Los republicanos conservaron ayer el control de ambas cámaras del Congreso de Estados Unidos en los comicios legislativos celebrados paralelamente a las elecciones presidenciales, según las proyecciones de los principales medios estadounidenses.

Por tanto, los conservadores dominarán el Legislativo estadounidense al menos los próximos dos años, lo que le permitirá al republicano Donald Trump un cómodo mandato en la Casa Blanca.

Los demócratas tenían ciertas opciones de recuperar la mayoría en el Senado, donde se han renovado un tercio de los cien asientos, pero los conservadores han conseguido conservar la mayoría (54 frente a 46), aunque menos holgada.

“Los republicanos ganaron porque teníamos las mejores opciones (…) e hicimos todos los preparativos para competir en un contexto político volátil”, afirmó el presidente del Comité Senatorial Nacional Republicano, Roger Wicker.

En Illinois, la demócrata Tammy Duckworth arrebató su asiento al conservador Mark Kirk, logrando estrechar el margen con los republicanos, que mantuvieron sus escaños en Arizona, Florida, Georgia, Iowa, Indiana, Kentucky, Carolina del Norte, Ohio y Wisconsin.

La latina Catherine Cortez-Masto consiguió conservar para los demócratas el asiento del hasta ahora líder de la minoría demócrata, Harry Reid, quien desde hace décadas representa a Nevada en la Cámara Alta estadounidense pero se retira en este ciclo electoral. Con ella, Estados Unidos contará con la primera senadora latina de la historia.

En Florida, el senador cubano estadounidense Marco Rubio fue elegido para otros seis años más, frente a la opción demócrata de Patrick Murphy. Lo mismo ocurrió en Ohio, con el senador republicano Robert Portman, uno de los legisladores que ganó con holgura, así como con el histórico Chuck Grassley en Iowa.

El experto John Fortier explicó que, de hecho, el Senado estadounidense iba a estar mucho más dividido y ajustado que antes de los comicios, lo que garantiza dificultades para su efectividad en los próximos años.



UNA SORPRESA TOTAL

Cuando Donald J. Trump anunció en junio de 2015 su intención de disputar la Presidencia de Estados por el Partido Republicano, pocos se lo tomaron en serio. Impulsivo, excesivo y con un ego desbordante, Trump desafió todos los pronósticos y ayer sorprendió al mundo convirtiéndose en el sucesor del presidente Barack Obama en la Casa Blanca.

Con discursos corrosivos que bailan al son de las frustraciones e inseguridades de los estadounidenses en un mundo en mutación, el magnate de 70 años fue la voz del cambio para millones de ciudadanos.

En su marcha imparable hacia la Casa Blanca, el multimillonario ha hecho estallar el Partido Republicano, incapaz de comprender a sus electores e incapaz de responder a sus necesidades. Todo eso lo hizo una cara conocida en los hogares estadounidenses. Pero en la campaña mostró ser capaz de decir de todo, realmente de todo lo que piensa. Denunció un sistema político “manipulado” y acusó a funcionarios de “corruptos” y a los medios que, en su opinión, “envenenan el espíritu de los estadounidenses”. Ofreció soluciones simples a problemas complejos: para detener la inmigración clandestina quiere construir un muro en la frontera mexicana, pagado por México. Habló de expulsar a los 11 millones de indocumentados que viven en el país, en su mayoría latinoamericanos. Y prometió devolver empleos a Estados Unidos renegociando acuerdos comerciales internacionales.

Para prevenir ataques, defendió la prohibición de entrada al país de inmigrantes provenientes de naciones con “una historia probada de terrorismo”, luego de haber dicho que rechazaría a todos los musulmanes.

Es arrogante, carismático, rudo y a veces simpático. Y a pesar de que se contradice y se mostró incómodo en los tres debates presidenciales, sus seguidores quieren creer en él.




BREVES

Marco Rubio es reelecto senador

Miami | AFP

El ex precandidato republicano a la Casa Blanca Marco Rubio, de origen cubano, ganó ayer la reelección al Senado por Florida luego de una humillante derrota ante Donald Trump en las primarias.

Elegido por primera vez en el Senado en 2010, el dirigente de 45 años venció al demócrata Patrick Murphy, defensor de causas ambientales que no consiguió hacer sonar su nombre.

Canales de televisión ya pronosticaron su victoria y la División de Elecciones de Florida daba ganador a Rubio con 52,08 por ciento de los votos sobre 44,22 por ciento para Murphy, en 9,2 millones de votos escrutados de un total de 12,8 electores registrados.

En su discurso de aceptación, Rubio felicitó a Murphy por su campaña, dio gracias a Dios “su creador”, a su esposa colombiana Jeanette y a las comunidades de Puerto Rico, Venezuela y Cuba.



Hijo de Trump viola la ley

Washington | EFE

Eric, uno de los hijos del candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, violó ayer una ley estatal de Nueva York que prohíbe hacer fotos a las papeletas electorales, al publicar en su cuenta de Twitter una imagen del voto que emitió por su padre.

“¡Es un honor increíble votar por mi padre! ¡Hará un trabajo tan bueno por Estados Unidos!”, tuiteó junto a la foto de su papeleta marcada con la opción de “Donald Trump”.

Nueva York es uno de los 18 estados del país donde hacer una foto a la papeleta o tomarse un selfie con ella es ilegal, algo de lo que el hijo del candidato republicano pareció darse cuenta poco después, dado que borró el tuit de su cuenta oficial.

Mientras que algunos estados tienen legislaciones más ambiguas sobre el tema, en Nueva York es ilegal mostrar “a cualquier persona” la papeleta preparada para votar, algo catalogado como un “delito menor” bajo una ley estatal aprobada hace 126 años.



George Bush vota en blanco

Washington | AFP

El expresidente republicano George W. Bush, quien se negó a apoyar a Donald Trump, votó en blanco en las primarias e hizo lo mismo en los comicios presidenciales, igual que su esposa, Laura, indicó ayer un portavoz.

“El Presidente y la señora Bush no votaron por ninguno de ‘los de arriba’ a la Presidencia (sino) en favor de los candidatos a los otros” cargos en juego, precisó Freddy Ford a la AFP.

Bush había dado indicios de no tomar parte, tras la derrota de su hermano Jeb Bush en las primarias republicanas.

Ningún miembro de la familia Bush dio su apoyo a Trump. El expresidente George H.W. Bush (1989-1993) y sus hijos —el expresidente George W. (2001-2009) y Jeb, exgobernador de Florida (1999-2007)— no fueron a la convención del Partido Republicano en julio.

El patriarca habría admitido a sus más cercanos colaboradores que incluso tenía la intención de votar por la candidata demócrata Hillary Clinton.

“Puentes con Bolivia”

La Paz | EFE

El encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos en La Paz, Peter Brennan, ratificó ayer su deseo de continuar tendiendo puentes en la relación con Bolivia, al margen de quien resulte ganador en las elecciones presidenciales estadounidenses.
El diplomático declaró así durante un evento en la residencia de la embajada estadounidense en La Paz organizado con motivo del proceso electoral en su país. “No sabemos qué administración va a entrar, qué Gobierno va a entrar. Pero de nuestra parte, desde el principio hemos dicho que estamos dispuestos a mejorar la relación en los elementos donde podemos y seguimos con esta intención”, dijo Brennan a Efe.

Señaló que si gana Hillary Clinton, lo previsible sería continuar “en esa dirección”, mientras que si el vencedor es Donald Trump, “tenemos que esperar y ver” lo que sucederá. “Pero nuestro deseo es tratar de tender puentes, construir puentes y seguir adelante con la relación con Bolivia”, agregó.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada