11 noviembre 2016

Dirigentes chilenos piden asilo en Consulado boliviano

Tres dirigentes sindicales chilenos pidieron asilo al Consulado de Bolivia en Arica, por sufrir persecución política del gobierno de Michelle Bachelet, según explicaron, por las movilizaciones que demandan la mejora salarial. Autoridades bolivianas aún no se pronunciaron al respecto.

A través de una nota enviada al Consulado de Bolivia, los trabajadores chilenos denunciaron a la comunidad nacional e internacional la persecución de los dirigentes sindicales chilenos por parte del gobierno de Bachelet.

“Ayer, jueves, 10 de noviembre, desde las 11.30 hrs. am, un grupo de dirigentes sindicales hemos decidido ocupar el consulado de Bolivia como una forma de denunciar internacionalmente la persecución política por parte del Estado chileno, de la cual son objeto 12 dirigentes sindicales”, señala la misiva.

La nota agrega que las medidas de presión de los trabajadores chilenos interrumpieron el funcionamiento del metro de Santiago, motivo por el cual la Intendencia de la capital chilena presentó una denuncia en contra de los movilizados, pidiendo para ellos una pena carcelaria de cinco años de cárcel, por el supuesto daño económico al sistema de transporte capitalino.

PROTESTA

Ayer un grupo de dirigentes de Sindicato Interempresa Nacional de Trabajadores de Contratistas y Subcontratistas de Chile (Sintrac) llegaron hasta el edificio del Consulado de Bolivia para solicitar al Gobierno de Bolivia “protección”. En tanto, efectivos del orden vigilaban la protesta para evitar actos violentos.

Según la agencia española EFE, se trata del presidente de la Federación de Trabajadores de Chile Clotario Blest, Sergio Alegría Millaqueo, y de un dirigente de Transantiago, el sistema público de transporte de la capital chilena, Alex Venegas Martínez, informó la sindicalista Isolina Acosta, en un contacto telefónico con la radio estatal boliviana.

“Nosotros estamos pidiendo al Gobierno boliviano un asilo político en favor de dos de nuestros dirigentes sindicales (...) La política de la presidenta Bachelet es una política represiva, es una política de negación sistemática de derechos a los trabajadores en Chile”, sostuvo Acosta.

Según la dirigente, decidieron denunciar desde el Consulado boliviano al Estado chileno “por la criminalización del derecho a la huelga y por la persecución” de los líderes sindicales de su país.

Agregó que otros doce dirigentes de Transantiago también están siendo procesados judicialmente.

En las últimas semanas se ha registrado una sucesión de huelgas de funcionarios chilenos que reclaman mejoras laborales al gobierno de Bachelet.

CONTEXTO

Bolivia y Chile mantienen rotas sus relaciones diplomáticas desde 1978 y en los últimos años la tensión entre ambos estados se agravó tras la demanda internacional que La Paz presentó contra La Moneda ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, en demanda de diálogo para un acceso soberano al océano Pacífico.

Por su lado, este año, Chile presentó otra demanda internacional para el uso del 50 por ciento de las aguas de los manantiales del Silala, bajo el argumento chileno que este recurso sería un “río”. Bolivia sostiene que es de su patrimonio territorial.

A este conflicto se suma el incumplimiento al libre tránsito, enmarcado en el Tratado de Paz y Amistad suscrito en 1904.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada