07 noviembre 2016

45 alcaldes de la Llajta tienen Bs 37.5 millones de patrimonio

El patrimonio de 45 de los 47 alcaldes del departamento de Cochabamba alcanza a 37.5 millones de bolivianos. Hay dos autoridades municipales sin registro en los resúmenes de declaraciones juradas de la Contraloría General del Estado, la de Villa Tunari, Asterio Romero y de Cocapata, David Cabrera.

El Alcalde con mayor patrimonio es el del municipio de Puerto Villarroel (Trópico), Senobio Claros, que tiene un aserradero desde los años 90.

La Constitución Política del Estado, en su artículo 235, establece que son obligaciones de las servidoras y los servidores públicos “prestar declaración jurada de bienes y rentas antes, durante y después del ejercicio del cargo”. Es decir que, desde el Primer Mandatario de Bolivia, Evo Morales, los trabajadores públicos deben realizar declaraciones ante la Contraloría. La información se debe actualizar cada año, en la fecha de su cumpleaños. Los resúmenes de los documentos son de acceso público.

El patrimonio de los alcaldes cochabambinos van desde las cifras negativas por deudas hasta más de seis millones de bolivianos.

El alcalde más adinerado es el de Puerto Villarroel. Según la declaratoria que presentó, el 25 de febrero de este año, su patrimonio asciende a cerca de 6.2 millones de bolivianos.

Claros detalló que tiene una empresa maderera unipersonal.

“Tengo un aserradero, equipo pesado, maquinaria, un tractor oruga, motoniveladora, pala cargadora. Todo llega a más de 6 millones de bolivianos”.

Esto significa más del doble de lo que declaró, en pasados días, el presidente Evo Morales, quien señaló que su patrimonio asciende a cerca de 2.8 millones de bolivianos. Los más de seis millones de Claros, también superan con cerca de tres millones al patrimonio del alcalde de Aiquile, Luis López, quien es el segundo más adinerado de la Llajta.

El negocio de la autoridad municipal de Puerto Villarroel, que es un aserradero, está instalado en la zona de Senda 7, en el poblado de Ivirgarzama, una de las zonas con mayor actividad económica.

La autoridad contó que tiene la empresa desde 1997. “Está todo consolidado, con Fundempresa, NIT. Es todo legal”, indicó Claros.

Hay cuatro personas que dependen del aserradero. Por ahora, está a cargo su esposa y es un emprendimiento en el que trabaja junto a su familia.

En comparación con 2015, cuando no tenía deudas, ahora, Claros, registra 168 mil bolivianos.

Manifestó que se debe a la materia prima, troncas, que adquirió a crédito. “Ya estamos saldando”.

Conforme al registro de la Contraloría, tiene rentas anuales que suman más de 285 mil bolivianos. Esto significa que tiene un ingreso mensual promedio de más de 23 mil bolivianos. Cuenta con un salario de algo más de 12 mil bolivianos. “Pero líquido alrededor de 10 mil, considerando los descuentos”.

Reconoció que con su negocio le va mejor que como autoridad municipal. Claros señaló que fue invitado para ser candidato por el partido político del Movimiento Al Socialismo (MAS) y ganó las elecciones, en 2015. “Como Alcalde hay que apoyar en el municipio”.

POCO PATRIMONIO En contraposición a las autoridades con mayor patrimonio, están las que menos poseen.

El alcalde con menor dinero es el de Independencia, David Campero Morales. Tiene patrimonio negativo (- 5 mil bolivianos), es decir que sus deudas (179 mil) están por encima de lo que registró como bienes (174 mil).

Otro alcalde con pocos bienes registrados en su declaratoria jurada es el de Tapacarí, Severino Vargas Selaya. Tiene 47.500 bolivianos, lo mismo que sus bienes porque no tiene deudas. En su registro, actualizado del 8 de enero de 2016, declaró como rentas 211.260 bolivianos, es decir, que registra un ingreso mensual de 17.605 bolivianos en promedio.

Obligatorio

Los servidores públicos deben declarar los bienes que poseen, como vehículos, casas, terrenos, maquinaria, negocios, que están a su nombre.

9

Alcaldías

Hay un total de nueve alcaldes (de Puerto Villarroel, Aiquile, Vinto, Sacabamba, Entre Ríos, Colcapirhua, Sicaya, Morochata y Pasorapa) que subieron sus patrimonios, según lo expuesto entre los años 2015, cuando iniciaron su gestión, y 2016.

Autoridad de Toco hizo dinero afuera

Salió del país para trabajar en Inglaterra (Europa), durante dos años y medio (entre 2003 y 2005). El alcalde del municipio de Toco, Tito Almendras, pudo hacer dinero y elevar su patrimonio en el exterior.

“He limpiado baños. Trabajé en la cocina lavando platos. Todos los que van allá hacen eso en bares, locales, cocinas de restaurantes. En Inglaterra no nos permiten trabajar en obras (de construcción), es diferente allá”.

Almendras está entre los 11 alcaldes del departamento de Cochabamba que tienen más de un millón de bolivianos declarados como patrimonio.

El alcalde de Toco, posee 2.8 millones de bolivianos. Registró una deuda de 35 mil bolivianos. Hizo su declaración jurada con esta información en mayo de 2015 e informó que actualizará los datos en diciembre, cuando sea su cumpleaños.

Almendras, que además es médico veterinario, contó que su permanencia en el extranjero, le permitió acumular 67 mil dólares (466 mil bolivianos).

“Allá me pagaban siete libras por hora, unos 14 dólares (97 bolivianos)”.

Entre sus bienes están un chalet en su mismo municipio, con un costo de construcción de 55 mil dólares (382 mil bolivianos); un terreno de dos hectáreas con valor de 11 mil dólares (76 mil dólares) y dos vehículos. Contó que, hace 10 años, compró una casa en Villa Warnes en Santa Cruz con 23 mil dólares (160 mil bolivianos) y que, actualmente, elevó su valor a 170 mil dólares (más de 1.1 millones de bolivianos).

Acotó que posee un galpón para criar 11 mil pollos y otros para 8 mil. Se dedica a la avicultura, aunque, ahora, por falta de agua dejó la actividad. La infraestructura está equipada con un molino y una mezcladora de alimentos.

Es veterinario desde hace 20 años. Sin embargo, dejó su consultorio por el trabajo que tiene ahora. Fue docente en el Tecnológico Agropecuario Tarata. Trabajó en una avícola y fue funcionario de la Alcaldía de Cliza, el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) y de la Gobernación de Cochabamba.

Dijo que en su función como Alcalde, en lo económico, pierde más que ganar, pero que tiene la misión de trabajar por su pueblo.

Ahora también es agricultor y cultiva en una hectárea maíz, papa y durazno. Aseguró que conoce el sufrimiento ante las sequías, granizadas y otros eventos climatológicos.

“Sé lo que se siente para producir una carga de algún producto. Hay que estar bajo la lluvia, en frío, en sol”.

La mitad no tiene deuda registrada

Un total de 23 alcaldes, cerca de la mitad de los 47 del departamento, registraron “cero” en deudas.

Es decir que sus bienes corresponden al mismo monto de su patrimonio.

Es el caso de las autoridades de Cochabamba, José María Leyes con 1.1 millones de bolivianos de patrimonio; de Cliza, Wálker Illanes con 2 millones; de Totora, Emilio Mérida que tiene 1.4 millones; de Villa Rivero, David Siles que registró un millón; y de Vinto, María Patricia Arce con 2.7 millones.

Además están Severino Vargas (Tapacarí), José Antonio Gonzales (Punata), Silveriano Lara (Chimoré), Eloy Rocha (Pojo), Demetrio Pinto (Colomi), Emiliano Reyes (Vila Vila), Mario Severich (Colcapirhua), Rubén Uriona (de Anzaldo), Melecio García ( de Mizque), Eufronio Balderrama (Vacas), Renol Almendras (Arbieto), Francisco Delgado (Bolívar), Dunia Rojas (Arani), Jaime Mendieta (Pasorapa), Elmer Guevara (Tacachi), Hugo Escalera (de Santiváñez), Benjamín Zurita (Tarata).

El registro de los bienes y las deudas debería ir más allá

Fernando Salazar

Economista

El régimen patrimonial en toda autoridad tiene que ver con toda su trayectoria y su realización económica, que va en relación con su actividad privada o como hombre público. El patrimonio de los 47 alcaldes siempre va a ser diferenciado, no tanto por la distancia, sino por las región a la que representan. Hay regiones económicas que son el boom, digamos, como la del Trópico, van a ir marcando una diferencia bastante fuerte, como otro tipo de servidores públicos de las zonas andinas.

Si se observa el tipo de actividad que tuvieron antes de ser elegidos, puede que no siempre sea transparente. El régimen patrimonial que declaran cada año (ante la Contraloría), simplemente hace referencia a un bien. Pero, el sistema de control, el sistema de registro, debería ir un poco más allá y no solamente ver la declaración de bienes, ingresos y deudas que uno tiene, sino la actividad económica y los ingresos anuales, públicos e individuales.

Esa parte no está clara y, por tanto, es muy difícil saber si ese patrimonio que tienen muchos alcaldes de verdad es un ingreso confiable y honesto. Es necesario comparar con el tipo de actividad a la cual estuvieron dedicadas estas personas. Habría que ver la actividad económica a la que estuvo dedicada la autoridad. Si fue empresario, qué tipo de empresa tenía.

Se requiere una buena revisión.

Lo otro, es el cobro de diezmos (ilegal), que significa montos por contratos, eso hace a la riqueza subterránea de un individuo, de un funcionario público. Es difícil decir sí una persona tiene una economía legal o no legal simplemente con la declaración de bienes. Es necesario poder ver y explorar todo este aspecto de la cantidad de ingresos que ellos tuvieron. Toda persona que presenta más allá de lo que cualquier sujeto ordinario puede tener merece ser investigado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada