06 octubre 2016

Tezanos canceló dos conferencias de prensa Defensor reitera que Policía utilizó armas de fuego “por venganza”

El defensor del Pueblo, David Tezanos Pinto, reveló ayer ante la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, que fueron los propios efectivos policiales quienes confesaron el uso de armas de fuego, calibre de 9 milímetros, durante el conflicto con mineros cooperativistas, y que esta situación se haya generado por un sentimiento de venganza contra el sector minero que mantenía el bloqueo en Panduro.

VENGANZA

Al ser consultado sobre las razones por las cuales cree que los efectivos policiales emplearon armas de fuego, el Defensor señaló que es “posible” que los policías hayan sido movidos por un sentimiento de “venganza” al sentirse “víctimas” del maltrato que recibieron sus compañeros una semana antes. “Era muy humano que esté esa expresión”, señaló.

Recordó que en las jornadas del 11 y 12 de agosto, los cooperativistas tomaron rehenes a más de 40 policías y los sometieron a torturas y vejámenes. Para Tezanos, esos hechos provocaron una “mala conducción de parte del Alto Mando Policial”.

El mes de agosto, los mineros cooperativistas protagonizaron bloqueos de caminos, rechazando las modificaciones a la Ley Minera que permite la sindicalización del sector y demandando al Gobierno la atención a su pliego de 10 puntos. En ese contexto se suscitaron enfrentamientos con la Policía, que derivaron en la muerte de cinco cooperativitas, cuatro de ellos, por heridas de bala, aparte del asesinato del viceministro Rodolfo Illanes.

El 26 de agosto, en entrevista con varios medios de comunicación, Tezanos ratificó que la Policía empleó armas letales, y que como pruebas están los testimonios de víctimas, informes médicos, los casquillos y reportes de los mismos efectivos.

“Ellos mismos (funcionarios policiales) nos han hecho conocer que hubo armas nueve milímetros que se utilizaron en el conflicto con los mineros, por parte de algunos miembros de la Policía Boliviana”, manifestó el Defensor durante el informe presentado ante los diputados Susana Campos, Helmuth Salinas, Amilcar Barral, Rafael Quispe y Gonzalo Barrientos, integrantes de la Comisión de Derechos Humanos.

En la jornada previa, Ramiro Guerrero, ante otra comisión de diputados, señaló que se había interrogado a 88 policía, dentro de la investigación de la muerte de los mineros, pero que, pese a eso, no se hallaron indicios de los posibles autores.

10 HERIDOS

Por otro lado, el Defensor aseguro que resultado de los enfrentamientos, se registraron 10 heridos por disparos de arma de fuego, y que la Fiscalía se negó a hacer el levantamiento del cadáver de Rubén Arapaya, el minero asesinado en Panduro, minutos antes del ajusticiamiento de Illanes.

“La Policía sí uso armas letales en los casos que hemos analizado y tenemos evidencia y respaldos que están en nuestro informe defensorial”, afirmó Tezanos Pinto. En agosto, una serie de protestas de los cooperativistas terminaron con la muerte de cuatro mineros por impactos de bala, uno por mala manipulación de dinamita y el exviceministro Rodolfo Illanes, asesinado por los bloqueadores.

Añadió que “de acuerdo a los testimonios de Viloco, incluso de miembros de la Policía que están bajo reserva y confidencialidad, todo indica que hubo uso de armas letales de 9 milímetros de la Policía, pistolas 9 milímetros y el (fusil) Star Z-70, que dispara balas de ese mismo calibre”.

Calificó de “mala conducción” la gestión hecha por el Comando policial, aseverando que la institución puede tener responsabilidad por “acción o por omisión”, de acuerdo a normas internacionales.

PROTOCOLO INTERNACIONAL

En otra parte de su intervención, Tezanos observó que las acciones de la Policía, el 25 de agosto, luego de conocer que Illanes fue secuestrado, “no se ajustaron al manual de las Naciones Unidas, que dispone la obligación de los agentes policiales de evitar tácticas provocadoras”, aseveró.

Afirmó que los enfrentamientos entre policías y cooperativistas, se dieron mientras Tezanos y el ministro de Gobierno, Carlos Romero, se encontraban reunidos en el despacho de este, analizando la situación. “Y fue así que a las 13.00 horas llamamos al repliegue de la Policía, pero en esa localidad se habían presentado ya los ataques entre mineros y policías”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada