26 octubre 2016

Resultados de la ejecución presupuestaria en la gestión de la administración pública



Nuestro país desde hace algunos años han emprendido un proceso de descentralización que paulatinamente ha generado mayor autonomía a gobiernos departamentales y municipales, con la consecuente ampliación y complejización de sus funciones y también con la percepción de transferencias de recursos económicos considerables.

Debido a ello, los gobiernos departamentales y municipales vienen enfrentando considerables desafíos en su gestión: recursos insuficientes para demandas ciudadanas crecientes, diseño de políticas públicas que consideren a todos los actores sociales, asignación eficiente de recursos, mejoramiento de la calidad de los servicios públicos, seguimiento y evaluación de la gestión institucional, rendición de cuentas a la ciudadanía, entre otros.

Las instituciones públicas, en nuestro medio, han venido siendo cuestionadas por su baja ejecución presupuestaria y el incumplimiento de objetivos planteados, relacionando ambos a la ineficacia e ineficiencia de la gestión pública. Es tan así que la ciudadanía asocia la gestión de la administración pública como sinónimo de mala gestión. En nuestro país se asocia una baja ejecución presupuestaria como reflejo de una mala gestión institucional, en tanto que una elevada ejecución presupuestaria es considerada como sinónimo de eficiente y eficaz gestión.

Veamos la ejecución de los últimos tres años del Gobierno Autónomo Municipal de Sucre.

La ejecución del presupuesto del Gobierno Municipal de Sucre en 2014 alcanzó un 71.75%, de los cuales el 36.4% corresponde a inversión pública.

El año 2015 la ejecución presupuestaria general en el municipio fue del 74.03%. Del total de presupuesto para inversión pública (39.3% del presupuesto total), se ejecutó el 58.9%.

Para 2016 se tiene prevista una ejecución superior al 70%, de acuerdo a información proporcionada por la institución. A octubre de este año, la ejecución presupuestaria sería del 46% y la ejecución de la inversión pública habría alcanzado el 34%.

De acuerdo a estos datos, más allá de que la ejecución alcanzada sea porcentualmente muy baja o muy alta, debe llamarnos la atención el hecho de que la misma responde más a gasto corriente que a inversión.

Existe, por tanto, una dicotomía en la ejecución de inversión pública frente al gasto corriente; la débil ejecución de proyectos en particular no contribuye al desarrollo local del municipio y el departamento en su conjunto.

Otro aspecto que debe llamar nuestra atención es la capacidad de gasto que se da en la administración pública y la acumulación de saldos en banco sin ejecutar en cuentas fiscales del sector público, las cuales se han ido incrementando en los últimos años. Este aspecto señala que no se tiene capacidad de gasto, lo que significa que no se tiene efectividad en la ejecución de la planificación operativa anual.

Un último aspecto está referido a la evaluación de resultados de la gestión pública. Los Estados de Ejecución Presupuestaria deben evaluarse desde un punto de vista estructural económico que nos muestre, en el caso de los gastos, la parte corriente, y de gastos de capital; estudios y análisis sobre la ejecución financiera del gasto público en particular y el impacto de esta gestión pública sobre el desarrollo local.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada