10 octubre 2016

Alertan de retrocesos en 34 años de democracia

A 34 años de cumplirse la recuperación del sistema democrático en Bolivia, líderes que vivieron la época de la dictadura y analistas políticos aplauden los avances alcanzados en cuanto a maduración y profundización de la democracia en aspectos como la participación y la pluralidad, pero también deploran varias señales en la actualidad que amenazan con convertirse en retrocesos.

La intención del Gobierno de prorrogarse en el poder, el caudillismo, la intolerancia política, la intención de cooptar todas las instituciones, la interpretación “interesada” de la Constitución Política del Estado (CPE) y la campaña contra la libertad de expresión y de información a través de redes sociales y medios de comunicación fueron mencionados como algunas de las señales de este deterioro. El Gobierno, en contrapartida, declaró ayer que el país vive una democracia comunitaria y participativa, mejor que hace 34 años.



A juicio de Rada, una democracia “plena” no sólo se restringe a lo político, sino que es una democracia social y económica que fue aplicada por el Gobierno en los últimos años.

Bolivia celebra hoy 34 años de vida democrática después de que el 10 de octubre de 1982 Hernán Siles Zuazo y Jaime Paz Zamora, asumieran la Presidencia y Vicepresidencia del país, respectivamente, tras ser elegidos por votación popular y ratificados en el Parlamento, dando fin a más de 18 años marcados por regímenes dictatoriales militares.

Cuatro protagonistas de esa época, Waldo Albarracín, Roger Cortés, Olga Flores y Filemón Escóbar, además de la analista política María Teresa Zegada, coincidieron, por separado, en el crecimiento de la conciencia democrática del país, pero deploraron, desde distintos enfoques, varias señales de la clase política que hacen temer una regresión en la construcción democrática.

La intención prorroguista, la intolerancia política y la búsqueda de acaparar instituciones públicas fue señalada por todos los mencionados como los principales “huecos” en la “construcción”, aunque también coincidieron en que eso no significaba que hubiera riesgo de volver a las pasadas dictaduras.

Albarracín, quien después fungió como Defensor del Pueblo, activista de Derechos Humanos y rector universitario, dijo que mientras la población creó conciencia democrática, la clase política (sin importar gestiones) no estuvo a la altura.

Cortés, líder del Partido Socialista 1 (PS-1), diputado y uno de los huelguistas que impulsó el cambio de la Corte Nacional Electoral (CNE) en 1989 deploró la falta de respeto a la pluralidad, además de que el actual Gobierno pecaba de paternalista, en sentido de buscar administrar todo sin control.

Flores, cofundadora de la Asociación de Víctimas de Familiares de Desaparecidos de la Dictadura, y hermana de Juan Carlos Flores, desaparecido en el Gobierno de facto de Luis García Meza, lamentó las “deudas pendientes de la democracia”, como la desclasificación de archivos militares y la constitución de la Comisión de la Verdad.

Escóbar, dirigente minero y posteriormente senador con el Movimiento Al Socialismo (actualmente crítico del Gobierno), dijo que la democracia sólo sirvió para destruir la Central Obrera Boliviana (COB) y la Federación de Mineros de Bolivia.

Sobre el valor que las nuevas generaciones dan a la lucha contra la dictadura, hay diferentes opiniones. Mientras Zegada, Albarracín y Escóbar coinciden en que no hay conciencia democrática y que es necesario buscar a las juventudes para mostrarles el pasado, Flores considera que sí hay esa conciencia, y se la ve reflejada en los medios de comunicación y redes sociales. Cortés, en tanto, dijo que la percepción de los jóvenes es distinta porque ellos ya nacieron en democracia, por tanto sus demandas y críticas pueden ser mayores.



BREVE HISTORIA

+ 1964: Un golpe militar de René Barrientos a Víctor Paz Estenssoro da inicio a 18 años marcados por dictaduras militares y 14 gobiernos de facto.

+ 9 de julio de 1978. Tras siete años de Gobiernos de facto, Banzer convoca a elecciones. Con grandes sombras de fraude, gana el candidato oficialista Juan Pereda Asbún.

+ 24 de noviembre de 1978: Golpe de David Padilla Arancibia, quien llama a elecciones.

+ 1979 “Empate virtual” entre Hernán Siles Suazo (UDP) y Víctor Paz (MNR) con diferencia de sólo 1.400 votos. Tras siete elecciones sin ganador en el Legislativo, asume el presidente del Congreso, Walter Guevara (8 de agosto).

+ 1 de noviembre de 1979: Golpe de Alberto Natusch Busch.

+ 16 de noviembre de 1979: Interinato de Lydia Gueiler.

+ 1979: Nuevos comicios. Gana Hernán Siles, seguido de Víctor Paz (MNR), Hugo Banzer (ADN) y Marcelo Quiroga Santa Cruz del Partido Socialista (PS-1).

+ 17 de julio de 1980: Golpe de Luis García Meza, uno de los más sangrientos de la historia del país.

+ Agosto de 1981, el dictador es obligado a renunciar. Le sucede la junta militar de Waldo Bernal, Óscar Pammo y Celso Torrelio, quien se quedó solo al mando.

+1982: Guido Vildoso también elegido por Fuerzas Armadas cierra el ciclo de Gobiernos militares.



+ Septiembre de 1982, el Gobierno llama al congreso de 1980 y elige por mayoría absoluta a Hernán Siles (presidente) y Jaime Paz Zamora (vicepresidente). El 10 de octubre son posesionados.



Opiniones



Waldo Albarracín.



“Los Gobiernos no estuvieron a la altura”

Desde octubre 1982 hasta hoy, el país no ha vuelto a experimentar ninguna dictadura más, y los regímenes constitucionales fueron consecutivos, lo que demuestra que hay una conciencia democrática en la sociedad boliviana, pero la sociedad política no ha estado a la altura.

En diferentes Gobiernos (y en esto no hago diferencia del actual con los anteriores), se ha tratado de retrotraer abuso de poder, distorsión de la administración del Estado, atentado a los derechos humanos. Han primado el prevendalismo y el caudillismo como forma de hacer política, Las intenciones de prorrogarse en el Gobierno atentan también contra principios, como la alternancia.



Probablemente las nuevas generaciones no valoren la democracia de la misma forma de quienes hemos vivido en dictadura, que hemos luchado para dejar a las nuevas generaciones en un mejor escenario, pero de eso somos responsable todos (y no me excluyo). No hemos sabido concienciar desde las universidades.



Roger Cortés.



“Ha habido cierta regresión”



Indudablemente desde 1982 se ha registrado una maduración democrática en el país, que se expresa en lo legal y la sucesión de Gobiernos por vías constitucionales. Además de esa formalidad, está el crecimiento de libertades, garantías y derechos. En la parte negativa, se advierte que no se ha sedimentado la organización de estructuras que reaseguren el proceso democrático, y en algunos casos ha habido regresiones. Con un Gobierno que ingresa a su tercer periodo constitucional se ha venido cultivando un hiperpersonalismo, que es un desafío y una mofa de esa maduración democrática. El Gobierno ha ido tonificando una concepción paternalista, esa forma de actuar de los gobernantes que se sienten y realizan acciones cual si fueran dueños del erario público, con contrataciones directas, sin supervisión y con casos tan serios y lesivos, como el Fondo Campesino. Las organizaciones sociales han perdido independencia. No es un problema sólo del Gobierno, es un mal de todos.



Olga Flores.



“Hay muchas deudas pendientes”



Estos últimos 10 años se han caracterizado porque no vivimos en un Estado de derecho, que supone el cumplimiento de la ley. Hay muchas deudas pendientes de la democracia. Por ejemplo, el Gobierno no cumplió una orden judicial de apertura de los archivos militares que nos darías luces de los desaparecidos (como el de mi hermano Juan Carlos Flores Bedregal); no se conformó la Comisión de la Verdad; las investigaciones sobre los restos de Marcelo Quiroga Santa Cruz fueron trastocadas por la cuestión judicial. García Meza, en estos últimos 10 años, lanza amenazas, desde el hospital militar, cuando no debería gozar ni de pensiones ni nada. Una jueza le ha concedido acción de libertad. Imagine esta arbitrariedad, cuando hay varias personas perseguidas y exiliadas, presos políticos, muertos en la violencia del Estado. Vivimos un terrorismo de Estado. Sobre las nuevas generaciones, creo que sí tienen alta conciencia de al democracia, como se ve en los medios de comunicación y redes sociales.



Filemón Escóbar



“¿Democracia?, esto es fascismo puro”



Estos 34 años de democracia sólo han servido para destruir a la COB y a la Federación de Mineros. ¿Cómo estamos ahora? Le doy un dato. Mussolini (bueno, no debe saber el Evo ni quién era Mussolini) dijo que la nación debe expresarse sólo a través del Estado, todo con el Estado, nada contra el Estado, nada fuera del Estado… Todo con el Estado Plurinacional, nada contra el Estado Plurinacional. Ahí mismo confirmamos el fascismo, éste no es un Gobierno de izquierda, es un Gobierno fascista. Es fascismo puro, y el fascismo es antidemocrático, pues. En cuanto a las nuevas generaciones, hay una fuerte crisis en la universidad boliviana. Se mete el MAS y jode la universidad. Entonces, hay que rescatar la universidad boliviana para preservar los principios democráticos, dar conciencia a la juventud, explicar a la gente que el concepto de que la nación sólo puede expresarse a través del Estado es fascismo puro. ¿Cómo mejoramos la democracia? Hay que botar a este Gobierno, pues.



MODELO ECONÓMICO Y REDISTRIBUCIÓN
Gobierno: Estamos mejor que hace 34 años



Bolivia vive hoy una democracia “mucho” más completa y mejor que hace 34 años, cuando se eligió democráticamente al expresidente Hernán Siles Zuazo, el 10 de octubre de 1982, remarcó ayer el viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Alfredo Rada.

“Yo creo ha habido avances. No es la misma democracia. Creo que esta democracia que vive hoy Bolivia es mejor que la del 82, mucho más completa, amplia y creo que hay que saber aprovecharla para lograr más avances como país”, explicó a medios estatales.

A su juicio, una democracia “plena” no sólo se restringe a lo político, sino que es una democracia social y económica, y que es la que aplicó en los últimos años el Gobierno del presidente Evo Morales, con la redistribución de la riqueza.

“Eso significa en la redistribución de lo económico, y me parece en ese aspecto redistributivo dentro de un régimen democrático se han hecho grandes avances en estos años. Siempre lo hemos dicho, el modelo económico es estabilidad, crecimiento redistribución y eso creo que es un avance democrático porque es un avance”, apuntó.

Por otra parte, Rada pidió a los partidos de la oposición que revisen la historia del país antes de decir que en la actualidad se vive una “dictadura”, tomando en cuenta que hay documentales y registros sobre la época de las dictaduras y golpes de Estado.

Recordó que entre 1960 y 1982, en la época de la dictadura, se reportaban dos poderes que marcaron la política interna en el país, uno las Fuerzas Militares y otro de la Central Obrera Boliviana, que entre ellos se disputa la asamblea popular, por lo que se impulsó a golpes militares y dictadura.



Análisis

HAY MAYOR PARTICIPACIÓN, PERO SE HA VULNERADO LA INSTITUCIONALIDAD (ANÁLISIS)
Dos perspectivas de democracia

Hay dos formas de ver la evolución democrática en el país, una desde el punto de vista institucional y otra desde la democracia social. Ambas son válidas y complementarias. Desde la perspectiva institucional, la democracia ha comenzado el 82 y ha tenido reformas en los 80 y 90 que son la base de la democracia actual, pero esta construcción se ha deteriorado en los últimos 10 años por la propia opción de sectores hoy en el poder.

Como ejemplos, están la decisión del partido de mantenerse en el poder dejando principios democráticos como la pluralidad y la alternancia; la imposición del proyecto del partido de gobierno; el copamiento de instituciones; la interpretación de la CPE, leyes y decretos acomodándolas a una voluntad política; la intención de coartar la libertad de expresión; la intolerancia con la disidencia política… No podemos decir que es un Gobierno dictatorial o autoritario, pero sí que hay la necesidad de fortalecer muchos elementos democráticos.

Desde la otra perspectiva, la democracia como construcción social ha crecido bastante, pues hasta entonces, la democracia estaba restringida a un sector político. Con los cambios de 2000 y también en la gestión del MAS, la atención a sectores sociales se fortalece, hay mayor presencia de sectores sociales en el Estado, hay políticas públicas que favorecen a sectores desprotegidos. Hay mayor participación, pero se ha vulnerado la institucionalidad. Los ajustes de hoy en adelante deberían buscar un equilibro en ambas perspectivas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada