26 agosto 2016

El avance de los aliados con hambre de riqueza y poder


J. Carlos Véliz M. y Roxana Pomier / La Paz

Lo que comenzó hace dos semanas como una protesta en contra de la sindicalización de los trabajadores de las cooperativas de servicios se convirtió en una arremetida sangrienta contra el Gobierno, pero el conflicto fue escalando desde hace meses con el descenso de precios de los minerales y el agotamiento de los yacimientos.

Los mineros cooperativistas, viejos aliados políticos del Gobierno, arrimados al poder lograron hacerse de maquinaria, herramientas, recursos económicos y hasta cupos de poder en el Ejecutivo y la Asamblea Legislativa; sin embargo, la luna de miel se fue apagando a medida que las demandas de los cuentapropistas fueron en aumento.

En el conflicto que estalló hace dos semanas se opusieron a la modificación de la Ley General de Cooperativas y la reforma de la Ley Minera para que las cooperativas puedan firmar contratos con empresas privadas, entre otras demandas que incluían la demanda de que el Gobierno asigne más áreas de trabajo.

El Ejecutivo dijo rotundamente que no iba a dar brazo a torcer respecto a los contratos directos de cooperativas con empresas transnacionales porque vulneran la Constitución Política.

El aliado resultó caro, mientras pasaban los años los trabajadores del subsuelo que trabajan asociados en cooperativas dieron más dolores de cabeza al Gobierno que beneficios.

En 2007 intentaron tomar el yacimiento estañífero Posokoni en Huanuni y se enfrentaron a los mineros sindicalizados con un saldo de 13 muertos por disparos de arma de fuego, explosiones de dinamita y anfo. Entonces el Gobierno decidió contratar a más de 4.000 cooperativistas y los incorporó en las planillas de la Empresa Minera Huanuni (EMH).

En junio de 2012 tomaron la mina Colquiri demandando más áreas de trabajo con un saldo de más de 10 heridos, pero el conflicto no cesó hasta septiembre de ese año cuando un trabajador minero asalariado murió en la sede de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB) en El Prado paceño tras un ataque cooperativista.

Esos antecedentes no frenaron al Gobierno en su idilio con el sector que explota minerales, pero no pagan impuestos ni aportan al Estado como lo hacen la minería estatal o la privada.

Desde 2007, el Gobierno fue entregando yacimientos mineros a cambio de nada, por ejemplo, la mina de wolfram Himalaya, valorada en $us 6 millones, quedó en manos de la cooperativa Cerro Negro Limitada.

En mayo de 2014, el vicepresidente Álvaro García Linera entregó 100 volquetas nuevas a las cooperativas mineras que fueron adquiridas por un valor mayor a $us 8 millones con recursos del Estado boliviano y en junio de 2015 entregó herramientas.

Cuando comenzaron a descender los precios de los minerales a finales de 2015, los cooperativistas pidieron que el Gobierno subvencione esa caída, pero el benefactor se negó.

Todos estos factores fueron madurando un conflicto que arrancó con la demanda de que se anule la sindicalización de los trabajadores de cooperativas de servicios que no afecta para nada al sector cooperativista.

Amenazas y justificaciones de ambos lados

Alejandro Santos, presidente de Fencomin, advirtió al presidente Evo Morales -en una anterior oportunidad- con "bajarlo” del cargo con una movilización generalizada en todo el país.

"Fencomin y todas las cooperativas del país hemos llevado a que el presidente Evo, sea el presidente de Bolivia, así también podemos bajarlo”, dijo.

En abril de 2014, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, informó que entre los 42 contratos de subarriendo que firmaron los cooperativistas con empresas nacionales y transnacionales hay algunos que se remontan a 2011.

La cronología

14 de abril La dirigencia de la Confederación Nacional de Cooperativas de Bolivia (Concobol) rechazó el proyecto de resolución de la Autoridad de Fiscalización y Control de Cooperativas (Afcoop), por el cual las cooperativas que operan a nivel nacional tendrían que ceder el 2,5% de sus ingresos a favor de esta entidad.
2 de julio Concobol rechazó una eventual modificación de la ley sectorial.
2 de julio El presidente de la Concobol , Albino García, informó que en una reunión que se sostuvo con el presidente Evo Morales lograron detener el tratamiento de la modificación de la Ley 356, de cooperativas, mientras no se llegue a consensos.
9 de agosto Concobol ratificó el bloqueo de carreteras en todo el país, en protesta por la modificación de la Ley de Cooperativas, que reconoce a los sindicatos.
10 de agosto El bloqueo de caminos de cooperativistas iniciado afectó a siete regiones del país y dejó como saldo al menos 88 detenidos y unos 50 policías tomados como rehenes y varios heridos entre efectivos y bloqueadores.
15 de agosto La Federación Departamental de Cooperativas Mineras (Fedecomin) de La Paz dio 48 horas de plazo al Gobierno para liberar a los 10 cooperativistas detenidos en la cárcel de San Pedro, de lo contrario advirtieron con tomar la ciudad de La Paz.
19 de agosto En Cochabamba, el presidente Evo Morales promulgó la Ley 149, que reconoce a los sindicatos dentro de las cooperativas de servicios y servicios públicos. Fue el origen del conflicto.
20 de agosto Concobol informó que "las bases” definieron medidas de presión en contra de la Ley 146.
22 de agosto El ministro de Gobierno, Carlos Romero, reveló que hay 31 contratos firmados entre cooperativistas mineros y empresas privadas extranjeras, la mayoría no fueron autorizados por la Corporación Minera de Bolivia.
23 de agosto El presidente de Concobol advierte que se "paralizará” el país.
23 de agosto Tras el fracaso en la reinstalación del diálogo con el Gobierno, unos 2.400 mineros cortaron las vías que conectan La Paz con Oruro, Potosí y Cochabamba.
25 de agosto El Gobierno informó que viceministro de Régimen Interior de Bolivia, Rodolfo Illanes, secuestrado por mineros, murió como consecuencia de golpes recibidos en medio de feroces protestas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada