29 julio 2016

Perú analiza pedido de asilo de Zuleta y Sánchez y niega por ahora su entrega a Bolivia

La Comisión Especial para los Refugiados en Perú analiza la solicitud de asilo de Walter Zuleta y William Sánchez, exabogados de Gabriela Zapata, por lo que los requeridos por la Justicia de Bolivia no son extraditables hasta tanto sea resuelta su situación, afirmó el embajador peruano, Luis Benjamín Chimoy.

“Como solicitantes de refugio tienen preliminarmente una cierta protección. De acuerdo al Derecho Internacional Humanitario no se les podía poner en frontera en este momento”, señaló el diplomático la mañana de este viernes poco después de participar de los actos de conmemoración de la fundación del Perú.

Zuleta y Sánchez patrocinaron la defensa de Zapata, expareja del presidente Evo Morales, en el proceso de uso indebido de influencias, legitimación de ganancias ilícitas y otros. Pero además fueron defensores en la causa que el mandatario Morales inició a su expareja por 'violencia psicológica' contra supuestamente su hijo, que después se constató no existió y que se intentó hacer pasar a un menor como hijo del mandatario.

El fiscal General de Estado, Ramiro Guerrero, demandó el miércoles a Lima actuar en reciprocidad con Bolivia y poner en frontera a los juristas requeridos por Bolivia tal como el Gobierno hizo en el caso del empresario peruano Martín Belaunde Lossio, quien tras ser capturado –a poco de su fuga- fue entregado a las autoridades peruanas en mayo de 2015.

“Cada caso de solicitud de refugio es examinado por una comisión tal como sucede en Bolivia. Ahí se examinarán los elementos para determinar si es viable o no la concesión del refugio. Cada caso es diferente”, indicó Chimoy.

Zuleta fue incluido en la imputación formal contra Zapata, quien es acusada por legitimación de ganancias ilícitas, falsedad ideológica, uso de instrumento falsificado, contribuciones y ventajas ilegitimas, además de uso indebido de bienes y servicios públicos, en el denominado caso de tráfico de influencias o CAMC.

El periodista Carlos Valverde, quien ahora se encuentra fuera de Bolivia, reveló el 3 de febrero la relación sentimental entre Morales y Zapata, y denunció tráfico de influencias porque Zapata era funcionara de la firma china CAMC con contratos con el Estado por más de $us 500 millones. (29/07/2016)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada