31 julio 2016

El Alcalde sacabeño, un líder trabajador y pujante

Dos gestiones de labor, voluntad y esfuerzo

Hace un mes se inauguró el segundo parque cretácico de Bolivia,

uno de los proyectos de Humberto Sánchez Sánchez, alcalde constitucional del Gobierno Autónomo de Sacaba, desde la gestión 2010.

A partir de entonces comienza a desarrollar su liderazgo innato y a plasmar el deseo de una mejor ciudad para las nuevas generaciones.

La entrevista estaba pactada para los ocho de la mañana, pero por razones administrativas seguíamos esperando y cuando el reloj marcaba las 9:30, ingresamos al despacho de esta primera autoridad.

Al parecer la jornada de Humberto Sánchez Sánchez no es sencilla, ya que ingresa al Municipio a las cinco de la mañana, para actualizarse en los contenidos administrativos que demanda su trabajo; posteriormente, recibe a los concejales, habitante y todo aquel que requiera su atención.

Educado y atento, como se caracteriza, nos invita a ingresar su despacho. Ahí, hace una pausa y deja su investidura política para dar a conocer al hombre, con deseos y necesidades, que está detrás del cargo.

FAMILIA E INICIO SINDICAL

Sonriente, de actitud cálida y tono de voz suave y calmado, cuenta que su historia de vida inició un 24 de febrero de 1960 en Ucuchi, una comunidad pequeña en el municipio de Sacaba, donde creció e inició su trayectoria sindical.

Muy joven, con deseos y la necesidad de ayudar con la economía de su familia, Humberto abandonó la escuela, a la corta edad de 14 años, pues es el mayor de siete hermanos. Las condiciones económicas no eran de las mejores para su familia en ese momento.

“A esa edad yo trataba de suplir a mi papá en las asambleas del Sindicato Agrario de Ucuchi ,y posteriormente, en el trópico de Cochabamba”, dice Sánchez Sánchez.

Fue ahí donde este personaje aprendió acerca del debate y la hermenéutica sindical, donde se hablaba poco del tema político y se tomaban decisiones en función a los derechos que les correspondían.

Es en esta etapa que Humberto Sánchez aprendió a escuchar y brindar ayuda, como una prioridad de vida.

Entre el cuartel, el trabajo en el trópico cochabambino y las actividades sindicales, Humberto Sánchez conoció a Yolanda Ledezma Alcócer y se casó joven, cuando tenía 18 años. Juntos iniciaron una familia, tuvieron a Henry y Marina, quienes ya lo hicieron abuelo de dos pequeños: Joel y Mijael de cuatro y tres años.

Durante aquellos años, hubo épocas cuando el trabajo en el trópico era escaso pero, amparado por el apoyo de su familia, decidió regresar a su comunidad y trabajar como empleado en algunas empresas privadas.

“Fui peón en la construcción de la carretera Cochabamba-Villa Tunari, después asumí como maestro carpintero en el proyecto de la carretera Cotapata-Santa Bárbara, en La Paz. “Cuando uno necesita mantener una familia, se dedica a cualquier cosa; porque el trabajo dignifica”, comentó orgulloso.

TRAYECTORIA POLÍTICA

De regreso a su comunidad, Humberto Sánchez ocupó varios cargos sindicales, escalones que poco a poco le sirvieron para crear una carrera política sólida.

En 2004, durante el Gobierno de Carlos Mesa, se lanzó una convocatoria abierta para que los subprefectos puedan ser elegidos a través de una terna, la cual se presentaba por las centrales campesinas.

En aquel tiempo, Sánchez ocupaba el cargo de secretario de actas de la Central Campesina El Morro, sorpresivamente su nombre fue sugerido para que postule al cargo de subprefecto de la provincia Chapare.

“Yo ni esperaba obtener esa nominación porque en ese entonces me dedicaba a la parte orgánica y por eso no entendía mucho la administración; pero, para sorpresa mía, salí electo y estuve allí desde 2004 hasta 2010”.

En 2009, nuevamente sus bases sugirieron su nombre para que sea candidato a alcalde del Gobierno Autónomo Municipal de Sacaba.

“Me lancé a la candidatura y recibí un apoyo del 54 por ciento de la población sacabeña. Mi agrupación administra este municipio desde 2010. En diciembre de 2014 nuevamente vuelvo a postularme, para la gestión 2015 -2020”, comentó.

ÉXITO Y MOTIVACIÓN

La jornada laboral de esta autoridad inicia de madrugada y termina cerca a la medianoche.

Sin embargo esta tarea no es tan pesada porque este Alcalde disfruta de su trabajo, porque para él lo más importante es saber escuchar y sentirse motivado por el cariño y apoyo de la gente.

“Una autoridad no puede trabajar desde su escritorio, tiene que estar escuchando sugerencias, reclamos, necesidades del pueblo”, comentó. Además, en su modesto entendimiento, este es el secreto de su éxito, como persona y líder político.

Antes de despedirse con una fraternal saludo, afirma que seguirá luchando por el bienestar de su municipio y su gente, esté donde esté.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada