30 julio 2016

EEUU pide “diálogo abierto” y mejorar relaciones bilaterales

La Embajada de Estados Unidos, después de que su encargado de Negocios Peter Brennan se reunió con el ministro Carlos Romero, ratificó que su país quiere “mejorar las relaciones bilaterales” con Bolivia y “mantener un diálogo abierto” entre ambos Estados.

“Durante la reunión, el Encargado de Negocios le reiteró al ministro Romero la voluntad del gobierno de los Estados Unidos de mantener un diálogo abierto con el Gobierno boliviano para trabajar en áreas de interés común y mejorar las relaciones bilaterales”, señala un comunicado de la Embajada que fue emitido este viernes y al que accedió ANF.

Respecto a esa posible normalización de las relaciones diplomáticas entre ambos países, Romero señaló ayer, tras la mencionada reunión, que ese es un tema que compete a la Cancillería.

Las relaciones diplomáticas entre Washington y La Paz se complicaron luego de la expulsión del exembajador Philip Goldberg en 2008.

La pasada jornada, Romero y Brennan sostuvieron una reunión en el despacho del ministro, pero el encuentro –según la Embajada estadounidense– fue de carácter rutinario para tratar –entre otros temas– la renovación de un memorando de entendimiento, para que la Policía Boliviana siga brindando a esa casa diplomática el servicio de seguridad de acuerdo a la Convención de Viena.

REUNIONES

Además, de acuerdo al comunicado, Brennan también reiteró al ministro Romero que mantiene reuniones con diferentes sectores de la sociedad boliviana, incluyendo autoridades de Gobierno, legisladores de todas las tendencias en su calidad de miembros electos de la Asamblea Plurinacional, autoridades locales y otros sectores de la sociedad, “como lo hacen todos los diplomáticos en cualquier parte del mundo”.

Sobre este punto, Romero dijo que el Encargado de Negocios admitió y justificó sus reuniones con los líderes opositores y analistas de Bolivia.

“Ha justificado señalando que es una acción que la desarrollan en todos los países a fin de tener un termómetro de la situación política. (Pero) esta situación genera susceptibilidad”, comentó entonces la autoridad gubernamental.

Entretanto, la Embajada asegura que la seguridad del Encargado de Negocios, que está constituida por miembros de la Policía Boliviana y bajo el control de la autoridad del Ministerio de Gobierno, “tiene pleno conocimiento de la agenda de Brennan”.

SIN EMBAJADORES

Estados Unidos y Bolivia permanecen sin embajadores en sus respectivas capitales desde finales de 2008, cuando Morales expulsó al embajador estadounidense, Philip Goldberg, y a la Agencia Estadounidense Antidrogas (DEA), con el argumento de que conspiraban en su contra.

El presidente de Estados Unidos de ese entonces, George W. Bush, respondió expulsando a su vez al embajador boliviano en Washington, Gustavo Guzmán, y retirando a Bolivia del plan de beneficios arancelarios Atpdea (Ley de Preferencias Arnacelarias por sus siglas en inglés) para sus exportaciones.

En noviembre de 2011, Estados Unidos y Bolivia firmaron un acuerdo marco que establecía las bases para reanudar los contactos basándose en “el respeto mutuo”, tal y como recordó hoy Choquehuanca, desde entonces ha habido varias reuniones de trabajo.

Sin embargo, hasta la fecha y de manera oficial no se ha informado de avances a la hora de devolver a los embajadores a las capitales, un objetivo que Estados Unidos asegura perseguir.

En 2015 en oportunidad de la posesión de Morales, llegó a Bolivia el subsecretario de Estado para la Democracia, Derechos Humanos y Trabajo de Estados Unidos, Tom Malinowski, quien afirmó en La Paz que mantener un buen ambiente entre su país y Bolivia acercará a ambos gobiernos y facilitaría concretar una posible reunión entre los presidentes Barack Obama y Evo Morales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada