30 julio 2016

Discapacitados despedidos por la población paceña

Con lágrimas, abrazos y un fuerte apretón de mano, las personas con discapacidad dejaron ayer la sede de Gobierno, que los cobijó en la intemperie de las calles Junín e Indaburo, durante casi tres meses.

Agradecieron el apoyo de los paceños y aseguraron que la lucha de las personas con discapacidad recién comienza y de no atender su demanda y aprobar el proyecto de ley, que otorgaría un bono de Bs 500, volverán en caravana en enero del próximo año.

A la cabeza de los dirigentes, Samuel Cabrera y Romery Huarita, ayer las personas con discapacidad se fueron de la sede de Gobierno, desde muy temprano se levantaron a preparar sus pertenencias y a limpiar el área donde permanecieron durante 95 días.

Los jóvenes de las organizaciones de voluntarios que los apoyaron, los médicos que los asistieron, las personas de buena voluntad que los alimentaron, los representantes de la Iglesia Católica, entre otros, se dieron cita a la despedida.

No se pudo evitar las lágrimas, abrazos y aplausos a los 20 representantes a nivel nacional, que llegaron desde Cochabamba y a las otras cien personas que se acoplaron en la ciudad de La Paz para apoyar la demanda.

GRACIAS LA PAZ

Las personas con discapacidad con un nudo en la garganta sostuvieron a voz en cuello: “gracias La Paz, gracias Bolivia”, “el apoyo de los paceños nos mantuvo vivos y cómodos”, “disculpen ciudadanos por haber invadido su privacidad, pero queríamos que el Gobierno nos escuche”, “nos vamos con el corazón partido”, fueron algunas de las frases que dijeron antes de marcharse.

CONCLUSIONES

Rosemary Huarita dijo, en el momento de la despedida, que darán un plazo de cinco meses, hasta el 27 de enero de 2017, para que la Asamblea Legislativa pueda realizar el tratamiento y consecuente la aprobación del proyecto en beneficio de la persona con discapacidad.

Asimismo, señaló que exigen se declare el 25 de mayo Día de la Masacre de las Personas con Discapacidad, debido a que en esa fecha los policías propinaron la mayor violencia contra el sector movilizado.

Además, dijo que el sector solicita declarar mártires de la lucha a Joaquín Quiroz y Erika Peñalosa, quienes ofrendaron sus vidas, en esa movilización en Cochabamba, donde fueron atropellados por una mujer en completo estado de ebriedad, que hoy goza de una sentencia con detención domiciliaria.

Las personas con discapacidad aseguraron que se van a sus regiones con el corazón partido, pero con la frente en alto porque si bien el presidente Evo Morales ni siquiera quiso recibirles, aseguraron que la lucha continuará y que el movimiento provocó miedo en el Gobierno, que se escudó tras las rejas y cientos de policías.

EL MOVIMIENTO

Pese al frío y su condición física, las personas con discapacidad pernoctaron en la calle al aire libre, vivieron de la ayuda de la gente y la colaboración de voluntarios, quienes asistieron de forma oportuna e inmediata al auxilio del sector vulnerable.

Tuvieron un detenido que fue enviado a la cárcel de San Pedro, acusado de violación, asimismo, fallecieron dos personas en el departamento de Cochabamba; aguantaron golpes de la Policía Boliviana, humillaciones de la población que se veía perjudicada en su libre tránsito, se alimentaron de una olla común, pero siempre estuvieron juntos, pese a determinaciones de los principales dirigentes, que abandonaron la movilización por problemas personales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada