21 junio 2016

Nuevamente restringen ingreso a plaza Murillo

A causa de la marcha que protagonizó ayer la Central Obrera Boliviana (COB), decenas de efectivos policiales impidieron su ingreso a la plaza Murillo durante varias horas, hecho que motivó la protesta de muchas personas, en especial de quienes tienen actividades económicas en ese importante espacio público, quienes pidieron al Gobierno que de una vez por todas arregle los conflictos sociales.

Ya son más de dos meses que el kilómetro cero se encuentra cercado por vallas metálicas de dos metros que la Policía hizo construir exclusivamente para cortar el paso, y por efectivos que vigilan las 24 horas para que las personas con discapacidad no puedan ingresar hasta el lugar.

Este encierro causó dos efectos principales: La ausencia de visitantes y sobre todo turistas que llegaban a diario al lugar y el fracaso en la venta de mercadería y negocios que existen alrededor de la histórica plaza.

TESTIMONIO

Una de las afectadas, la señora Rosario Flores, relató a EL DIARIO la dura situación que cada día deben afrontar las vendedoras de los quioscos, siendo que ellas no solamente pierden ingresos económicos, sino también que los productos comestibles como “pipocas”, dulces, cereales, gaseosas, yogurt y otros pasan su fecha de vencimiento y deben ser desechadas.

“No tenemos ganancia, estamos en pérdida (…) Somos más de 200 perjudicados que estamos fracasando (…) Vamos a tener que unirnos nosotros con el resto de los gremialistas, porque nosotros también somos gremialistas y tendremos que desalojarlos nosotros mismos a los discapacitados que están en la calle Junín, para ver si así los policías levantan esas vallas de la plaza Murillo”, relató.

Con la mirada triste y a punto de derramar lágrimas de desesperación, la señora Rosario continuó señalando que esta pérdida económica significa quedarse sin presupuesto para los alimentos de sus familias, para pagar las deudas de alquiler (en algunos casos) significa también no tener dinero para pagar los mismos productos que solicitaron a las empresas.

Por ello, pidió al presidente Morales poner alguna solución respecto a los discapacitados, que solicitan un bono mensual de Bs 500.

“Por favor, señor presidente Evo Morales arregle estos problemas, llámeles a esos señores, ¿por qué es tan terco? Hábleles a los discapacitados, ya es un dolor de cabeza, el olor también ya no podemos aguantar, vemos que votan mucha comida (…). No lo digo por egoísta, sino porque nos perjudican”, afirmó, a tiempo de señalar que en muchos casos las vendedoras se levantan muy temprano para acudir hasta su puesto de trabajo.

VACÍO

Vendedores sin clientes, negocios vacíos y la plaza Murillo sin visitas es el panorama que se muestra desde abril, siendo los únicos visitantes asiduos, los legisladores, funcionarios públicos y periodistas ni siquiera el presidente y sus ministros llegan hasta el lugar, por la convalecencia del Jefe de Estado que se recupera de una cirugía en la residencia presidencial.

MÁS RESGUARDO

Durante la jornada de ayer, al enterarse todos sobre la marcha de la COB, que descendía desde la ciudad de El Alto, el refuerzo de la plaza Murillo fue mayor.

Antes del mediodía, solamente personas con credenciales podían ingresar hasta aquel espacio y quienes tenían trámites debían presentar primeramente su credencial y acceder hasta kilómetro cero, mediante la calle Potosí o Comercio, caso contrario el ingreso era imposible.

En la oportunidad se evidenció que mucha gente protestaba por no poder ingresar directamente como hasta antes de ayer, que era permitido.

Incluso algunos comerciantes del lugar afirmaron que sería injusto que los centros de negocios paguen los impuestos, puesto que en lugar de ganancias solo tienen pérdidas.

Cerca a las 13.00 horas, ya no podía ingresar ninguna persona, ya que la marcha de la COB estaba en el centro paceño y solo se escuchaban explosiones de dinamitas que ahuyentaron a las pocas palomas del lugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada