29 mayo 2016

Senado: No hay proceso contra Carlos Valverde

El presidente del Senado, José Alberto Gonzales, desestimó que el periodista Carlos Valverde sea “un perseguido político”, porque no existe en su contra ningún proceso en la justicia ni un mandamiento de aprehensión, pese a que “acusó, condenó y sentenció” al presidente Evo Morales de “tráfico de influencias” sin derecho a la defensa.

Para Gonzales, la decisión de Valverde de “ponerse a buen recaudo” en la Argentina responde a una decisión personal, porque probablemente no se sentía “seguro o cómodo”, pero negó que esa intranquilidad fuera ocasionada por las autoridades gubernamentales, ya que en su contra no se activó acción legal alguna.

“Si el señor Valverde decidió ir a la Argentina es una decisión personal, pero de ninguna manera obedece a algún tipo de proceso que se haya armado o pretendido (instalar), no existe ni en la justicia ni en la Asamblea Legislativa, ni en la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen, no hay ninguna orden de aprehensión ni de proceso contra Valverde”, sostuvo Gonzales, según ANF.

El legislador precisó que ni siquiera en el Tribunal de Ética, donde se procesa a los periodistas, se denunció una acción contra Valverde. “El mecanismo que debería activarse en el caso de un periodista que hace denuncias y no tiene sustentos o no verifica las fuentes y las informaciones y si no corrobora uno de ellos, es el Tribunal de Imprenta”.

Valverde informó el viernes que se encontraba en Buenos Aires, que decidió hacerlo para “protegerse”, aunque dijo que no tenía previsto pedir refugio. La decisión la tomó a una semana de que el abogado de la expareja del Presidente, Dr. Eduardo León, fuera aprehendido.

Gonzales afirmó que el conductor de televisión el 3 de febrero no sólo formuló una denuncia sino jugó a fiscal a juez de ejecución de penas, que golpea el martillo para declarar “culpable” al presidente Morales, Valverde dictó una sentencia sin derecho a la defensa, sin la contraparte y sin un debido proceso, protestó Gonzales.

“Valverde dijo que el presidente tiene un hijo con esta señora (Gabriela Zapata) y ella trabaja en la CAMC y ergo hay tráfico de influencias. Así sentenció y condenó”, sostuvo, quien además dijo que desde aquella fechas pidió al periodista que presente las pruebas a la Asamblea, a la Fiscalía, pero que nunca hizo llegar algún documento.

No obstante tras la información de Valverde, el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, salió al frente para reconocer que existió dicha relación, a su turno Morales dijo que tuvo un hijo con Zapata pero que murió y negó un supuesto tráfico de influencias; sin embargo, la mujer -por el contrario- aseguró que el niño vive, aunque hasta ahora nadie pudo dar fe de su existencia.

Más tarde, el Ministerio Público acusó a Zapata por al menos ocho presuntos delitos, se conoció que ingresaba a la Unidad de Apoyo a la Gestión Social, dependiente del Ministerio de la Presidencia, aunque el ministro Quintana dijo que desconocía de esos movimientos.

Que supuestamente Zapata junto a la exjefa de esa unidad, Cristina Choque, armaron toda una red criminal, el titular de ese despacho insistió que nada tenía que ver. Pero también se conoció que Zapata tenía relaciones de amistad con otros ministros, como César Navarro. Ella dijo, asimismo, que conversó con el ministro de Obras Públicas, Milton Claros. Y que la visitaban en su casa otras autoridades de Estado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada