08 mayo 2016

Rodrigo Paz: el hombre fuera del despacho

Como si se tratara de un súper héroe que se quita la máscara para revelar su verdadero yo, Rodrigo Paz Pereira, se quitó el traje de servidor público, para desnudar al hombre que existe fuera de las paredes del despacho: su rutina, sus afectos, su pasado en el exilio y sus tácticas anti estrés, muestran su lado más íntimo.
Empezar el día a las 5:30 de la mañana al son del “rin” del despertador, es moneda corriente en la casa del alcalde. Los primeros rayos del sol, entran a su casa junto con la alegría de empezar el día junto a su familia, con quien trata de compartir los escasos momentos que su vertiginosa rutina le permite.
“Intento desayunar con ellos, o estar en los minutos previos al desayuno para compartir”.
Desayuno y almuerzo son los momentos que Rodrigo intenta reservar para su familia, salvo viajes o motivos de fuerza mayor. Como en cualquier otra familia, la comida es un momento de unión y de tertulia en la casa del alcalde.
Por su parte, sus hijos también buscan espacios para compartir con él su papel de funcionario público, acompañándolo en los fines de semana a los barrios a entregas de obras o actos festivos.
Sin embargo, aunque parece haber encontrado un equilibrio entre Rodrigo el padre y Rodrigo la autoridad, su vida no siempre estuvo caracterizada por la armonía. El exilio de su padre, y por ende el suyo, fue una etapa que se encontraba en las antípodas de la tranquilidad que transmite hoy.
“Estar en el exilio por más de 16 años y estar en 10 colegios diferentes me marcó mucho, sufrí y vi sufrir a mucha gente”, asegura Paz, quien también reconoce que ese momento lo marcó y le sirvió para su desempeño como servidor público.
De los momentos malos a veces es mejor sacar sólo un aprendizaje y luego olvidarlos, pero, de los buenos recuerdos deben vivir eternamente en la memoria y ser un alimento para el espíritu. Visto de esa forma, el hombre detrás del despacho confesó haber tenido 3 momentos de felicidad plena y, a juzgar por la mirada perdida en sus ojos, que permite ver cómo viaja en el tiempo para recordarlos, ese es su alimento espiritual.
“Tres buenos momentos: haberme casado, que es lo mejor que me pasó en la vida, mis cuatro hijos y haber llegado a ser alcalde de Tarija”.

[Paz en el día de la elección para alcaldes, acompañado de su esposa, Mari Elena Urquidi y su tía Edith Paz Zamora.] El hombre que se enamora
Un hombre enamoradizo de las buenas personas que siempre pudo sacar buenas experiencias de sus relaciones, así es como se define sentimentalmente.
Pero, hace 22 años encontró a la mujer que lo enamoraría para toda la vida: Su esposa.
Luego de conocerse en la ciudad de La Paz, el romance con Mari Elena Urquidi, empezó en una universidad en el extranjero, lugar donde ambos estudiaban. La inteligencia, sagacidad y equilibrio en el manejo de las cosas, son aspectos que Rodrigo Paz admira en su mujer, quien lo ayuda “todos los días a construir y formar una familia como a compartir momentos de alta calidad”.
Fruto de su relación; Paz y Urquidi tienen cuatro hijos; Catalina, Alicia, Paulino y Elena.

Sus gustos
El deporte siempre fue parte importante de su vida, pues gracias a una beca en fútbol pudo realizar sus estudios fuera del país, además asegura que realmente disfruta de la actividad física.
Su mejor aliciente en un momento de estrés es salir a trotar, o patear una pelota. Nada como jugar el fin de semana un partido de fútbol con los amigos o sus hijos.
Pensando en la pelota, su corazón es celeste, hincha de Bolívar de La Paz, pero también reserva otro espacio para un equipo tarijeño. Cuando el equipo periodístico de Verdad con Tinta esperaba que hable de Ciclón o Unión, los dos clubes de mayor alcance en la ciudad de Tarija, Paz hizo una gambeta y mostró su simpatía por Quebracho, club que sobresale por su trabajo en las divisiones inferiores, especialmente en el Gran Chaco.
Respecto a la música, tal vez a los lectores les resulte fácil imaginar al alcalde escuchando una cueca, aunque, una de sus favoritas no es precisamente tarijeña, ‘Infierno Verde’ de Sabia Andina, está en su lista de hits predilectos.
La música tradicional no es la única que suena en sus listas de reproducción. AC DC muestra su lado divertido y el maestro Franz Schubert, de su lado calmo; una mezcla que muestra los diversos como complementarios que son sus gustos.
Respecto a la comida, a juzgar por su respuesta inmediata y casi automática, no quedan dudas de que la chanfaina conquistó su estómago como si hubiera sido amor a primer bocado. En cuanto a platos internacionales, la comida de mar es su preferida.
El hombre que existe fuera del ojo público es así: “familiero”, enamorado con una parte del pasado marcada por el dolor y un presente en cierto modo reivindicador.
Lejos del escritorio en que Paz Pereira toma las decisiones de Tarija Capital, en la intimidad de su hogar es un padre, un esposo y un amigo, como cualquier otro ciudadano.



análisis

“Además de lo administrativo, debe hacer política”

Fernando Barral Zegarra
Editor Política del Periódico Nuevo Sur

El alcalde Rodrigo Paz Pereira, como cualquier político, tiene aspiraciones de proyectarse para tratar de llegar lo más lejos posible, una muestra es el conflicto surgido al interior de su organización Unir, con el exalcalde Oscar Montes Barzón.

Este último seguramente creyó que el primero iba a circunscribirse a su gestión, al trabajo administrativo únicamente, hecho por demás imposible. Se trata de que además de lo administrativo, tiene que hacer política, obligadamente, si de proyectarse se trata.

No hacerlo sería condenarse a la inanición y muerte política lenta, que sería inconcebible en su caso. Él lo sabe muy bien, como muy bien, también lo sabía Montes Barzón.



“No veo una matriz de desarrollo definida”

Mario Barragán Vargas
Presidente de la Academia de Ciencias de Tarija y de la Sociedad de Etnografía e Historia de Tarija.

Su gestión por ahora es muy pobre, porque no encara los problemas de desarrollo de la cultura y de la ciencia en su globalidad. Es decir, la cultura no tiene una matriz de desarrollo que responda a una política definida por la Alcaldía. Los esfuerzos actuales se han desarrollado hacia los eventos que han tenido acogida en el abril cultural y en algunas fiestas tradicionales, pero no hay un planteamiento de desarrollo de las diferentes ramas de la cultura y de la ciencia.

La gente que se preocupa de la cultura y la ciencia no tiene ni siquiera dónde reunirse y menos dónde desarrollar programas o estudios.
Lo positivo es el deseo de hacer, pero creo que no tiene las personas indicadas para diseñar las políticas de desarrollo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada