02 mayo 2016

Gobierno y COB politizan discursos y dejan en el olvido a bases obreras

El gobierno del presidente Evo Morales y la dirigencia de la Central Obrera Boliviana (COB) coincidieron en un discurso político para conmemorar el 1 de Mayo y no mencionaron las necesidades pendientes de las bases obreras y la problemática en la salud y la justicia, según el análisis de dirigentes y representantes de la sociedad civil.

Tras la firma de siete decretos supremos entre los cuales está la aprobación de una norma que legaliza el uso de explosivos en las marchas de protesta, el mandatario destacó que la fortaleza del denominado “proceso de cambio” son las organizaciones sociales que lo respaldan.

De la misma manera, el jefe de Estado, mediante su cuenta personal de Twitter, se dirigió a los trabajadores: “Saludar a los trabajadores de Bolivia y el mundo. Los convoco a seguir luchando unidos contra el sistema capitalista”, escribió Morales en su cuenta.

CONTRA LA DERECHA

Por su lado, el dirigente de la COB, Guido Mitma, agradeció a Morales por abrogar la norma que impedía el uso de dinamitas en las marchas de protesta y aseguró que defenderán la democracia y no permitirán que “gobiernos neoliberales” vuelvan a gobernar el país.

“Los bolivianos vamos a defender esta democracia que hemos conseguido con luto, hemos conseguido con nuestra arma fundamental que tenemos los mineros, que es el uso de la dinamita. Hay que agradecer al Presidente del Estado por abrogar esta ley, que es fundamental que la tarea de hacer respetar los recursos naturales sigue en pie”, afirmó en su discurso en Palacio de Gobierno.

Asimismo, apuntó a “la derecha internacional” y afirmó que la COB y los “revolucionarios” no permitirán que vuelva a gobernar el país y que defenderán la nacionalización y los recursos naturales.

“La derecha internacional nuevamente quiere campear, pero los bolivianos, los patriotas, los revolucionarios no vamos aceptar que la derecha vuelva a nuestro país. Los recursos naturales son de los bolivianos y para los bolivianos”, enfatizó Mitma.

MEDIDAS DEFENSIVAS

La actitud del presidente Morales y de los dirigentes de la COB, aliados al Movimiento Al Socialismo (MAS), mostraron una actitud defensiva en el Día del Trabajo, después de la derrota del referéndum del 21 de febrero, cuando se impuso el NO a la modificación de la Constitución Política del Estado (CPE), afirmó el analista político Carlos Cordero.

“Son señales que nos muestran que el Gobierno, por los resultados del 21 de febrero cuando el país le ha dicho que tiene que haber una renovación en el poder, hoy las medidas del 1 de Mayo son como medidas defensivas, como tratando de detener la crisis que vive el partido de gobierno, la crisis que se va a profundizar a medida que llega el 2019”, afirmó Cordero.

El experto recordó que además del tema salarial hay otros de carácter social que están pendientes y que el Gobierno aún no ha resuelto, tampoco las ha mencionado en su discurso, como son los temas de la salud y del sistema judicial, que atraviesa por una crisis desde hace años.

“En estas fechas, en que debería aprovecharse para tomar determinaciones en favor de la salud y de la justicia no se lo hace, simplemente medidas como levantar el veto al uso de explosivos que solo tienen el afán de recurrir a la violencia, introducir miedo y con ese temor tratar de frenar el inevitable cambio que va a sobrevenir el 2019”, afirmó.

INDEPENDENCIA POLÍTICA

En tanto, el exdefensor del Pueblo y rector de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), Waldo Albarracín, recomendó a la dirigencia de la COB que es fundamental mantener la independencia política como representantes del sector laboral, porque su representación está sustentada en los trabajadores de base.

“La estructura sindical en Bolivia no solo implica el Comité Ejecutivo, sino los empleados, obreros y otras instancias de debate donde debe discutirse a profundidad con sensatez para ver en qué medida se reivindica algo fundamental que es la independencia política del organismo matriz sindical y de los organismos departamentales o regionales. Esto es fundamental a efecto de que la dirigencia responda principalmente al mandato que le dan sus bases respecto a la vinculación político–partidaria”, afirmó Albarracín.

La autoridad académica señaló también que es importante que la COB tenga un criterio político propio, lo cual no es sinónimo de una posición partidaria o política.

“Deben ser las instancias definidas por el propio movimiento sindical, las que establezcan una línea clara por donde debe trajinar la Central Obrera Boliviana. En mi opinión, no necesariamente tiene que ser ni progubernamental ni antigubernamental, sino someterse o subordinarse a los lineamientos que emanen de sus órganos naturales de debate democrático, como son sus ampliados y congresos”, señaló.

NO REPRESENTAN A LAS BASES

Para el dirigente de los profesores de educación urbana, José Luis Álvarez, la actual dirigencia ejecutiva de la COB no representan a las bases obreras, porque se han convertido en aliada del Gobierno del MAS, además dijo que los trabajadores no necesitan permiso para usar la dinamita en las marchas de protesta.

“Los trabajadores obreros, fabriles, maestros, campesinos tenemos que levantar la bandera de la independencia sindical, nada tenemos que ver con esta sociedad capitalista que nos oprime, que se basa en la explotación del hombre por el hombre, pero también nada tenemos que ver con el Gobierno de Evo Morales porque Morales se ha convertido en socio en el protector de las transnacionales”, afirmó Álvarez.

Asimismo, informó que el próximo jueves los maestros urbanos se reunirán en un ampliado para analizar la situación actual de la COB y su alianza con el Gobierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada