14 mayo 2016

El nuevo Defensor quiere conciliar entre el poder y la sociedad

El nuevo defensor del Pueblo, David Tezanos Pinto, elegido por la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) dijo que será un conciliador entre el poder político y la sociedad y que su gestión estará orientada más que la crítica, a la construcción normativa en derechos humanos.

"Estaré abierto a escuchar y trabajar con todos, hay que trabajar en forma conjunta y conciliadora. Hay que pensar en lo preventivo; quisiera contribuir en la construcción de normas sobre derechos humanos y mi experiencia en la administración pública me sirve", dijo este abogado penalista y exdirector de Defensa Pública del Ministerio de Justicia.

En su criterio todos están involucrarnos en la defensa y en la construcción de los derechos humanos "y en algún caso eso puede significar posesionarme en la crítica", acotó en sus primeras declaraciones a la prensa tras juramentar al cargo.

Como funcionario público desde el inicio de la actual gestión contribuyó con propuestas contra la discriminación en la nueva Constitución Política del Estado desde una "visión progresista". "El artículo 14 fue una iniciativa personal y también un aporte a los indultos presidenciales por circunstancias que parte de mi vida familiar. Mi padre fue perseguido político", dijo.

En la posesión, el presidente Evo Morales dijo que entre los más agredidos está su persona y el Vicepresidente, y que el Defensor también debe defender a los policías cuando son agredidos por manifestantes. "Primero están los derechos de la generalidad, luego se puede ver la vulneración en casos particulares", dijo cuando ANF le consultó si lo que había dicho el mandatario no contradecía la tarea central de la institución que es la defensa del ciudadano ante el posible abuso desde el poder.

"¿Es militante (del MAS)?" llegó otra pregunta que no lo incomodó: "Era técnico, soy más penalista que funcionario en sí".

De cabeza rapada y con un parche en el ojo izquierdo, el nuevo Defensor es de hablar pausado y no parece inquietarse ante preguntas incómodas. Su fuerte al parecer son la conciliación, la mediación y el diálogo.

"Primero voy a acércame a ambas partes, a escucharlas pero debe haber concesiones recíprocas", dijo respecto a la protesta de los discapacitados.

Tezanos Pinto no es conocido fuera de la administración pública y por eso su designación causó sorpresa en círculos políticos.

Su nombramiento rompe la tradición de designar en el cargo a personalidades de reconocida trayectoria pública como fue Ana María Campero, Waldo Albarracín y el saliente Rolando Villena.
Para algunos opositores la designación de Tezanos no solo rompe esa tradición desde que se creó la institución en la reforma constitucional de 1994 sino que se corre el riesgo de que el Defensor del Pueblo pierda peso.

Villena fue duro crítico del Gobierno lo que le valió que sea cuestionado por el poder. El vicepresidente Álvaro García llegó a decir que Villena era aliado de la derecha y que dio a la defensoría un sesgo político.

El exdefensor Villena no estuvo en la juramentación de su sucesor el sábado temprano en la Vicepresidencia, pero antes de dejar el cargo expresó su profunda preocupación por el destino de la defensa de los derechos humanos en el país. Dijo sentirse contento por las duras críticas del Gobierno lo que demuestra que cumplió su labor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada