19 abril 2016

Revelaciones del Informe sobre Desarrollo Humano de PNUD

En Bolivia se han producido cambios sustanciales en la configuración urbana y en el campo social. La mayor parte de la población nacional es urbana, por lo que tiende a institucionalizar los procesos de metropolización.

Al mismo tiempo, como consecuencia de tal proceso, en el campo social se ha producido otra trascendental novedad. La clase media ha crecido considerablemente, por lo que como población es la mayoritaria, al llegar a cubrir el 46% del total del país. Quedó sepultado aquel lejano Censo de 1970, en el que indicaba que el 70% de la población boliviana era indígena.

En esta materia, es indispensable, entonces, no quedarse estacionado en un superado racismo, si es que quiere dársele esa interpretación a ese pasado. En todo caso, depara una enorme satisfacción el que buena parte de la población rural haya dejado las limitaciones económicas y sociales que impone la vida campestre, por las pocas oportunidades que brinda para el crecimiento, particularmente en la realidad específica que tiene el país en este orden.

En cuanto al crecimiento de la clase media es un indicador muy estimulante, porque aquí, como en otras latitudes, suele ser muy propio de los procesos de desarrollo social y económico de las sociedades humanas. Por tanto, se abre un tiempo esperanzador para el progreso integral del país.

Estos y muchos otros datos, sumamente valiosos para el porvenir de Bolivia, están contenidos en el “Informe Nacional sobre Desarrollo Humano en Bolivia”, correspondiente a la gestión en curso.

En la Presentación del documento, consignado en un volumen impreso de 28 por 21,5 cm de extensión y un total de 282 páginas, el representante residente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y Coordinador Residente del Sistema de las Naciones Unidas para Bolivia, Mauricio Ramirez Villegas, expresa que “Bolivia en las dos últimas décadas ha sido quizás la mayor motivación para la realización del Informe de Desarrollo Humano”.

Agrega que “Esta nueva Bolivia que trae consigo un notable crecimiento de sus estratos medios, que es predominantemente urbana y cuyos habitantes hoy son mayoritariamente personas en edad de trabajar, son hechos que llaman a la reflexión sobre el tipo de agenda que desarrollo que deseamos los bolivianos. Los cambios en la composición de los perfiles socioeconómicos de los bolivianos y su ubicación territorial son elementos que obligan a pensar en intervenciones acordes a esta nueva identidad”.

Ramirez continúa diciendo: “A pesar que estos fenómenos no son estructuralmente centrales para el futuro de Bolivia, ello no debe hacernos olvidar las prioridades que el país aún tiene en materia de mejoras para una todavía más amplio sector excluido, así como en temas relativos a la pobreza en el área rural y la marginación de varios grupos humanos”.

Dado el volumen del documento, resulta imposible reproducir en EL DIARIO todo su contenido, puesto que sin duda para todos sus lectores sería muy valioso conocer todos sus pormenores. En vista de ello, solo estamos en condiciones de reproducir una muy pequeña parte del documento. Para el efecto, hemos elegido parte de la Sinopsis, concretamente algunos los párrafos de su V subtítulo, titulado a “Principales hallazgos”. Sin duda, es muy poco, pero brinda algunas luces acerca del total del Informe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada