13 abril 2016

Discapacitados se aproximan a La Paz Limitaciones físicas e inclemencias no impiden que persista su marcha

Con lluvia, sol, granizo, viento y grandes limitaciones físicas, las personas con discapacidad continúan su marchan a la sede de Gobierno, desde que partieron de la ciudad de Cochabamba el pasado 21 de marzo. EL DIARIO los alcanzó ayer en la localidad de Panduro, departamento de Oruro, y acompañó sus marcha por varios kilómetros.

A pesar de los imprevistos, la columna avanza a la ciudad de La Paz en demanda de un bono de 500 bolivianos al mes, que los marchistas aseguran que mejorará su calidad de vida.

La tricolor boliviana ondea a la cabeza de la columna que, a paso lento, se aproxima a la ciudad de La Paz. Niños, adultos mayores, jóvenes, hombres y mujeres con discapacidad física e intelectual representando a los nueve departamentos, mantienen su objetivo de lograr ser escuchados por las autoridades del Gobierno.

SIN DESCANSO

Cerca al mediodía, los rayos del sol se hacían sentir, pero la brisa de viento que acompañaba era intensa y calaba los huesos. Ese es el frío típico del altiplano. Los marchistas notoriamente mostraban cansancio, fatiga, calambres, dolor de cabeza, muchos apenas hablaban.

Sin embargo, con las pocas fuerzas que les queda, a voz en cuello se alentaban unos a otros: “Fuerza, fuerza, fuerza,…compañeros, que la lucha es dura pero venceremos”. El cansancio era visible e impactante.

La movilización continúa por la carretera La Paz–Oruro. Partió ayer desde la comunidad de Panduro hasta Konani, y posteriormente Belén; las personas con discapacidad lograron avanzar un largo trecho.

UN SOLO PEDIDO

En la marcha existen, aproximadamente, 150 personas, cien de estas tiene discapacidad, el resto es personal de apoyo o representantes de sus familiares que no pueden movilizarse.

El representante de la Confederación Boliviana de la Persona con Discapacidad, David Callo, en diálogo con EL DIARIO manifestó que pese a la batalla que deben seguir contra las inclemencias del tiempo que desgasta los ánimos, los marchistas están firmes en su determinación.

Desestimó que la movilización tenga un matiz político, aseguró que todos los participantes decidieron luchar por la reivindicación de sus derechos, al sentirse más discriminados que nunca en la sociedad actual.

Callo prosiguió: “Nosotros no queremos oponernos al desarrollo del país, la oposición es aquella que hasta ahora no sabe cómo manejar los recursos económicos para favorecer al sector, las personas con discapacidad queremos ser útiles y no una carga para la sociedad y nuestras familias”.

Pidió a las autoridades que se cumpla el Decreto Supremo 29608, que hace referencia a la protección, incorporación, ascenso y estabilidad laboral de personas con discapacidad

Informó también que los dos diálogos que se frustraron no fue por negligencia o capricho de la sociedad, sino porque los movilizados no van a permitir que continúen las muertes en silencio de las personas con discapacidad. “Quieren diálogo, entonces deben presentarnos una propuesta", sostuvo.

Asimismo, se observa la solidaridad de la gente que en muchos casos les envías alimentos.

SONDEO

MÁXIMA ALDUNATE MAMANI

"Las familias estamos apoyando la lucha, mi hijo tiene nueve años y es un bebé, estamos en la lucha y le pedimos al señor presidente (Evo Morales) analicen el bono de 500 bolivianos, no queremos proyectos, porque de eso solo se benefician algunas personas. En Santa Cruz nunca llegó víveres, casetas de trabajo y hoy estaré hasta las últimas consecuencias, necesitamos trabajo".

CLAUDIA CHUMACERO

"Yo tengo mi hija que tiene parálisis cerebral, la convivencia con ella desde que se enfermó es muy dura y para mí que no tengo recursos económicos fue más aún. Yo necesito para mi hija cada día, medicamentos para evitar las convulsiones, pañales y sonda gástrica todos los días, y vamos a seguir en la lucha aunque sea dura y difícil vamos hacer escuchar nuestra demanda en la Sede de Gobierno".

VALERIO CHOQUE

"Queremos que la sociedad sepa que solo queremos una renta digna, existen muchos compañeros que lamentablemente se encuentran postrados en cama, yo pesé a mi limitación estoy apoyando la marcha, a mi muchas veces me han discriminado y me han amenazado que me iban a despedir de mi trabajo, solo porque no tengo un pie y debo andar con muletas".

DAVID HIDALGO

"Durante la marcha hemos pasado algunas dificultades por no tener una mayor coordinación pero lo estamos superando y vamos a seguir pesé a que en algunos lugares nos han cerrado el paso porque querían autorización, la demanda es justa y necesitamos una vida digna, todas las personas con capacidad requerimos ayuda".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada