29 marzo 2016

Gobiernos de Bolivia y Chile enfrentados por el Silala


Este martes, la delegación boliviana encabezada por el presidente Evo Morales y acompañada por la prensa nacional e internacional visitarán la región del Silala para verificar el estado de las 70 vertientes.

Los presidentes de Bolivia y Chile, Evo Morales y Michelle Bachelet, respectivamente, nuevamente intercambiaron mensajes controvertidos a través de los medios de comunicación.

Esta vez, el tema está relacionado con las vertientes del Silala. El Jefe de Estado boliviano prácticamente conformó el inicio de una nueva demanda por el uso de este afluente; en tanto, la mandataria chilena respondió que su país formulará una contrademanda.

VISITA AL SILALA

El Gobierno nacional organizó para hoy un viaje hasta en Silala, en el que participarán autoridades, expertos y la prensa nacional e internacional. El propósito es verificar el estado de las 70 vertientes que conforman el manantial del Silala.

De su parte, el Gobierno de Santiago ha promovido para hoy una junta de excancilleres y parlamentarios, para diseñar la estrategia que seguirá en “defensa de sus intereses”.

CONFESIÓN ANTICIPADA

En conferencia de prensa, el presidente Morales rechazó ayer la intención de un sector de la política chilena de pretender renunciar al Pacto de Bogotá. Calificó que esta intención es una confesión anticipada de que la nación trasandina perderá ante la demanda que Bolivia presentará por la apropiación chilena de las aguas del Silala, ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

“Yo estoy entendiendo como que (si) estos políticos piden retirarse del Pacto de Bogotá, es confesión anticipada que van a perder frente a nuestra demanda. Lamento mucho que algunos políticos chilenos todavía mantengan su slogan: ‘Por la razón o la fuerza’. Yo quiero decirles, en estos tiempos, no estamos por la razón o la fuerza, sino más bien por la fuerza de la razón”, afirmó el Jefe de Estado.

Morales manifestó que no es comprensible la postura de algunos políticos del vecino país que no refleja el pensamiento de la postura de la sociedad chilena pero que afectará a esa nación en su conjunto, ya que significa “aislarse del derecho internacional”.

“Pienso que haría mucho daño al pueblo chileno, debemos ser países vecinos y hermanos, juntos nos necesitamos, pues tenemos la obligación de cómo resolver nuestros problemas mediante el diálogo, sino ahí tenemos organismos creados por Naciones Unidas”, mencionó.

BACHELET

En tanto, la presidenta del vecino país, Michelle Bachelet, inició la semana con intensas reuniones de su equipo de colaboradores, para analizar estrategias a seguir en caso que Bolivia presente la nueva demanda judicial en contra de su Estado en tribunales internacionales.

Al término de la reunión con el canciller Heraldo Muñoz y la directora de la Dirección de Fronteras y Límites de la Cancillería chilena, Ximena Fuentes, la mandataria recalcó que el Silala es un río y no vertientes y que sus aguas fluyen de forma natural hacia su país.

“Las aguas del Silala fluyen naturalmente hacia el territorio, producto de una ley tan clara como es la ley de gravedad. Durante más de 100 años, Bolivia reconoció el carácter de río internacional de las aguas del Silala”, afirmó según el portal del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile.

En ese marco, en caso de que el Gobierno boliviano materialice su anunciada nueva demanda en la Corte Internacional de Justicia, Bachelet afirmó: “Chile va a contrademandar para resguardar nuestros derechos, los que se encuentran claramente reconocidos por el principio de que todo Estado ribereño de un curso de agua internacional, tiene derecho a utilizarlo para el beneficio de sus comunidades”.

“HOSTILIDAD DE BOLIVIA”

De su parte, el canciller Muñoz opinó: “Lo que hay aquí, más allá del ‘río’ Silala, es una política de hostilidad hacia Chile, probablemente por la desesperanza que sienten respecto a la demanda marítima, porque saben que no van a conseguir el resultado buscado, es decir la soberanía, porque eso no está en juego en el juicio presente en La Haya”.

Agregó que “la comunidad internacional se dará cuenta claramente que aquí ya no es el mar, ahora son los ríos, y cualquier excusa para un planteamiento hostil hacia nuestro país, eso va a debilitar la posición internacional de Bolivia”.

IMPERTINENCIA

En tanto, el presidente de la Cámara de Senadores, José Alberto Gonzales, calificó ayer como “impertinente” la versión del canciller chileno, Heraldo Muñoz, en sentido de que el Gobierno presentó la demanda sobre el Silala para tapar “el contexto que conocemos en Bolivia”.

“Nos ha parecido absolutamente impertinente, además de torpe y carente de verdad, el hecho de que pretendan relacionar esta decisión de Bolivia de ir adelante con el reclamo de las aguas del Silala, que tenga que ver esto con la política interna boliviana, absolutamente es falso”, remarcó en un contacto con los periodistas, según la agencia de noticias ANF.

“Nosotros nunca nos hemos metido en problemas, nunca hemos tenido esa actitud de injerencia en los problemas chilenos y, obviamente, no vamos a aceptar que los chilenos simplemente con ese argumento tan barato, tan liviano, pretendan desvirtuar el tema”, agregó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada