03 febrero 2016

Juanita Ancieta dice que el 21 de febrero “es la vida o la muerte”

La ejecutiva nacional de las Bartolinas y dirigente de la Central Obrera Boliviana (COB), Juanita Ancieta, afirmó ayer que el referendo del 21 de febrero "es la vida o la muerte”, y advirtió que si es necesario los sectores sociales ofrendarán su vida "para defender la democracia”.

"Hemos dicho bien claramente, como organizaciones sociales, como dirigentes especialmente, ‘ahora es la vida o la muerte’. Si bien han ofrendado nuestros antepasados la vida por defender la democracia y conseguir este instrumento político del pueblo boliviano, (ahora) estamos dispuestos a ofrendar nuestras vidas”, afirmó Ancieta tras la reunión con el vicepresidente Álvaro García Linera en Palacio de Gobierno.

El 21 de febrero, los bolivianos decidirán con su voto si modifican o no el artículo 168 de la Constitución. Si gana la opción Sí, el presidente Evo Morales podrá postularse en las elecciones generales de 2019. Pero si gana el No, el mandatario tendrá que entregar el mando del país a su sucesor el 22 de enero de 2020.

Ancieta, acusada de recibir en su cuenta personal más de 9,1 millones de bolivianos del Fondo Indígena ahora en liquidación, sostuvo que "no hay otro líder” más que el presidente Morales y advirtió que "este instrumento político tiene sangre. La nueva gente se va a levantar. Estamos luchando para nuestros hijos, queremos que vivan una vida digna y soberana, y siempre vamos a luchar por la unidad del país”.

En la misma línea, Leonardo Loza, vicepresidente de la Coordinadora de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba y presidente de la Dirección Departamental del MAS, dijo que el 21 se definirá si "es blanco o negro”, y en caso de que gane el No, las organizaciones sociales garantizarán la continuidad del proceso de cambio.

"No quiero que suene como amenaza, sólo digo que sabemos gobernar y, por lo tanto, la garantía para que el pueblo avance con este desarrollo son las mismas organizaciones”, sostuvo.

En un acto público el lunes, el vicepresidente Álvaro García Linera instó a estudiantes de Poroco (Potosí) a que se pongan cartuchos de dinamita para defender la nacionalización.

En enero, él mismo dijo que la pulseta en la consulta será entre "el pueblo”, representado por los sectores sociales, y "la derecha capitalizadora”, encabezada por Carlos Sánchez Berzaín.

Evo Morales también dijo que no hay tercera vía. "Aquí hay macho o hembra”, afirmó.

Críticas de oposición
Real El senador de Unidad Demócrata (UD) Edwin Rodríguez afirmó que para los dirigentes del MAS, el referendo del 21 de febrero es "de vida o muerte” porque si gana el No "su suerte será negra porque la justicia les caerá, pues tendrán que devolver la plata del Fondo Indígena y dejar la mamadera”. Sostuvo que en el Fondo Indígena no se cometió un simple acto de corrupción, sino fue un modelo para comprar lealtad de los dirigentes indígenas y campesinos.
Pueblo Rodríguez afirmó que para el pueblo también es de vida y muerte porque el 21 "se juega la democracia, el futuro de un país”, además habrá nuevos líderes porque existen bolivianos con la suficiente capacidad de conducir el país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada