16 febrero 2016

Conoce la ruta digital que seguirá tu voto en el referéndum hasta su publicación

Desde que el ciudadano o la ciudadana emitan su voto en la papeleta de sufragio este domingo 21 de febrero durante el referéndum para la modificación de la Constitución Política del Estado, su voto transitará por una ruta que contempla al menos, cuatro pasos de digitalización y dos de verificación hasta su publicación oficial. Durante una entrevista con ANF, el vicepresidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Antonio Costas, explicó la ruta por la que transitará el voto del ciudadano desde la mesa electoral, hasta la publicación del cómputo.

La jornada electoral para decidir si se habilita o no al Presidente y Vicepresidente a una nueva reelección para el periodo 2020-2025, empezará a las 8.00 de la mañana con la instalación de la mesa electoral, la que deberá funcionar por ocho horas y ser cerrada a las 16.00 horas, siempre y cuando, el último ciudadano de la fila haya emitido su voto.

Las autoridades de mesa serán las primeras en emitir su voto; presidente, secretario y jurados además de los dos delegados designados por cada una de las opciones (Sí y No). Una vez que se concluya la votación en mesa, se procederá al cierre formal del escrutinio y cómputo de los votos de las papeletas. Para la anotación de votos por el Sí, por el No, nulos y blancos se emplearán pizarras o papel pegado a la pared, además de hojas de trabajo que consignan casillas con cinco votos que dan resultados automáticos que contemplan hasta 260 votantes por mesa.

Protocolo de seguridad Un nuevo protocolo de seguridad se pondrá en marcha durante el referéndum, el cual contempla la distribución de las copias de las actas para el notario electoral, presidente de mesa y para cada delegado, además del funcionario del ente electoral responsable del recinto o de la ruta del voto. "No todo irá en el sobre de seguridad. Ese funcionario contará con el acta como mecanismo de supervisión y control", explicó Costas.

El traslado de los sobres de seguridad se realizará por la vía más expedita; en el caso de las ciudades será por medio de radiotaxis, mientras que en el área rural se contrató coches a todo terreno. Para el caso de las zonas amazónicas que no cuentan con carreteras de acceso como es el caso del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) se emplearán deslizadores. Aunque en un principio se pensó en helicópteros para las zonas alejadas de Potosí, esa posibilidad fue descartada.

Una vez que los sobres lleguen hasta los Tribunales Electorales Departamentales se iniciará otro proceso, como es el de la recepción informatizada con la lectura del código de la mesa. "Como todo está sistematizado sabemos a quién le corresponde esa mesa, a qué recinto, a qué notario le corresponde, qué jurados han intervenido y se inicia todo el proceso de cómputo como tal", señaló.

Los sobres que contemplan las papeletas no utilizadas y el material de escritorio remanente serán discriminados y guardados en depósito, mientras el que contiene las actas de votación será puesto a consideración del cómputo en sala plena instalada en cada tribunal electoral. El sobre con el acta de votación será transferido al secretario de cámara del ente electoral, quien iniciará el proceso de cómputo final.

"Se recomendó que los sobres de seguridad se vayan procesando de acuerdo al orden de llegada, porque a veces los vocales esperaban que se llenara la circunscripción 47, la 48, etcétera y recién procesaban, ahora van a ser procesados conforme lleguen", dijo. Una vez que el sobre número uno llegue ante el secretario de cámara, este lo someterá al lector óptico para proceder a su apertura en acto público, se extraerá el acta y se lo identificará a través de la lectura digital.

Luego del escaneo del acta el mismo será sometido a conocimiento de sala plena para ser aprobado o no. Según el vocal Costas, existen varias causales para que el acta de cómputo sea anulada, como el que no cuente con las tres firmas de los jurados electorales o cuando la suma de los votos emitidos sea mayor a la de los inscritos. En esos casos se repetirá la votación al siguiente domingo del referéndum.

"Estamos capacitando a los jurados de tal manera que la incidencia del mal llenado de las actas sea mínimo. Igual, el formato del acta se ha hecho de tal manera que el llenado sea fácil y sin mayor inconveniente, y por tanto el secretario o vocal asignado a llenar el acta lo haga de la manera más eficiente", sostuvo. Una vez aprobada el acta se procederá a su digitalización por un doble canal por cada una de las actas. Cumplida esta fase el acta pasará por un proceso de doble verificación.

"La coincidencia de resultados hace que se publiquen los mismos, si lo resultados no difieren de una digitalización y de la otra quiere decir que la coincidencia de lo que está en el acta está computada y se publica", explicó. Entre la apertura del sobre hasta su publicación por la página web se estima un promedio de ocho a 10 minutos. "No es muy fácil calcular (el tiempo) porque las primeras pueden tomar más tiempo, y una vez que publican, los scaners que son de alta velocidad escanean 90 actas por minuto", indicó.

Entre 80 a 100 verificadores pondrán a prueba la validez de los datos emitidos. Costas comparó el proceso con una cadena de producción. "Cada verificador verifica un acta y en paralelo podemos verificar 50 actas que son publicadas, por eso es difícil medir, una vez que estemos en el periodo óptimo eso acelera el proceso", señaló.

Cuando se procese la digitalización del cómputo de las actas, las imágenes estarán disponibles para cualquier ciudadano a través del sitio oficial del TSE en el Internet minutos después de concluirse el proceso de scaneo y verificación.

"Hay una decisión de la sala plena para que la información que se procese esté disponible, incluso las actas que van a estar anuladas van a ser notificadas como tales, no pueden salir como resultados, estarán discriminadas como actas anulada en el cómputo final e indudablemente retrasarán el cierre del cómputo departamental en siete días", señaló.

El cierre del cómputo final también será un acto público y los datos serán indiscutibles bajo el término de "preclusión". El TSE hará los esfuerzos necesarios para que el mismo 21 de febrero, día del referéndum se divulguen datos oficiales a más del 50% de los votos. En el caso del voto en el exterior, las actas escaneadas serán enviadas al TSE a través de correos electrónicos institucionales y serán sometidos a la verificación correspondiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada