22 febrero 2016

#BoliviaDEcide Morales no logra frenar avance de la derecha en Sudamérica



En Sudamérica la etapa dorada de la izquierda se dio en la primera década del siglo XXI, con la aparición de varios movimientos de tipo populista y sus correspondientes victorias electorales en países como Venezuela, Brasil, Argentina, Ecuador y Bolivia.

Sin embargo, en los últimos años el panorama cambió y la derecha agarró un nuevo impulso, con Mauricio Macri en Argentina y la oposición de Venezuela que ahora tiene mayoría legislativa, tendencia política que continuó en un efecto dominó, según confirman analistas consultados, tras los primeros datos revelados en torno al referendo constitucional desarrollado ayer. En el caso de Bolivia, si bien aún no se confirma la victoria por el NO, es evidente que el apoyo al Movimiento al Socialismo (MAS) cayó y eso podría costarle a Evo Morales su primera derrota.
“Vemos un efecto dominó en los países izquierdistas, donde la derecha, incluso sin representantes visibles, está adquiriendo una forma, proceso que en términos históricos podría considerarse natural, ya que el humano tiende siempre al cambio”, indicó Roberto Navarro, docente universitario y licenciado en Ciencias Sociales, con experiencia en gestión de proyectos e investigación social.
El analista sostuvo que los gobiernos de izquierda en Sudamérica posicionaron al Estado y reglamentaron nuevas actividades y ámbitos de la vida social, con alcances que son visibles, por ejemplo en el tema de obras, en aquellos lugares donde jamás se tuvo inversión.
Sin embargo, señaló que la crisis económica tiene una incidencia en la tendencia política hacia la derecha, más que todo en los países donde la caída abrupta del precio del barril de petróleo tuvo mayor incidencia.
Navarro observó que la aceptación de los modelos izquierdistas coincide en mayor o menor medida con el periodo de bonanza y crecimiento económico que representó para los países del sur el mejoramiento de las microeconomías, lo que tuvo un origen en la cotización histórica que alcanzó el petróleo en años previos a 2014.
Ejemplificó el caso de Venezuela, que lideró procesos de integración con un fuerte componente ideológico izquierdista, generando una nueva tendencia a nivel sudamericano, que se vio plasmada en entidades como el ALBA o la UNASUR. Recordó que actualmente ese país afronta una profunda crisis económica y de gobernabilidad.
El ex secretario de la Gobernación, Roberto Ruiz, admitió que los primeros datos del resultado del referendo permiten establecer que se está ante un proceso de desarticulación política, que configura un giro hacia opciones conservadoras, ya que, “el péndulo histórico inicia una oscilación” hacia la derecha. Admitió que esto es una tendencia que se vive en Sudamérica.
A partir del resultado obtenido, Ruiz remarcó que ahora el desafío para el MAS, es hacer la mejor gestión posible y generar en los cuatro años venideros que le quedan liderazgos que puedan relevar a Evo Morales y a Álvaro García Linera de manera exitosa, para presentarse en los próximos comicios electorales.
“Hay una tendencia, en muchos países se ha visto, pero no es de extrañar (…) en la década de los 70 se ha tenido el Plan Cóndor que se caracterizó por la instalación de dictaduras de la derecha, digitadas desde EEUU, donde el desgaste de las alternativas llevaron a la activación de posiciones populistas. Estos ciclos, se dan permanentemente en la historia”, explicó.
Sin embargo, Ruiz dijo que a diferencia de algunos países, en Bolivia se mantiene la estabilidad macroeconómica y no se tiene inflación, ni caída en índices de productividad, siendo el país que presenta un récord de desarrollo en el contexto sudamericano.
“Hay una izquierda radical que busca implementar las transformaciones sociales con un contexto rígido y marcado por la confrontación con las fuerzas internas que disienten, mientras que otras izquierdas se manejan dentro de los parámetros de la democracia burguesa. Bolivia está en un punto intermedio, aplica mecanismos de democracia directa que establecen un Estado. La izquierda en Bolivia representada por el MAS está en un modelo adaptado a la realidad nacional que hasta el momento ha sido exitoso”, expresó.

La izquierda boliviana en el contexto Sudamericano

Según Navarro, la muerte del presidente argentino Néstor Kirchner en 2010, junto a la salida del poder en Brasil de Lula da Silva en 2011, o la muerte de Hugo Chávez en 2013, son ejemplos de lo que ocurre con los movimientos sociales de izquierda que se habían formado incluso en los países de los alrededores, donde sus sucesores no consiguieron heredar en su totalidad, pero que dijo puede darse en Bolivia.
“La inercia del chavismo la ha conseguido mantener durante un tiempo a Maduro en Venezuela, algo menos Cristina Fernández en Argentina con el kirchnerismo y Dilma Roussef con la gran aprobación que se tenía en Brasil de Lula, pero con los años y acciones, se ha consumido ese capital político que tenían”, señaló.
“Mauricio Macri ganó las elecciones en Argentina en noviembre de 2015 frente al candidato oficialista Scioli, representante del kircherismo, presente en el país desde 2003. Después, el Partido Socialista Unido de Venezuela sufrió una derrota en las legislativas del país, lo que es un parámetro para Maduro de cara a las presidenciales de 2018. Además, comenzó un proceso de denuncias contra Dilma Roussef en Brasil, algo que podría acabar en su destitución. Se tiene la misma limitación legislativa que en Bolivia, para Rafael Correa en Ecuador, de cara a las presidenciales de 2017”, detalló Navarro.

La derecha sigue ligada a Estados Unidos

Roberto Navarro indicó que resulta irrefutable el hecho de que los gobiernos de izquierda han representado un corte en la hegemonía que seguían los gobiernos previos, que profesaron abiertamente la liberalización financiera, la apertura comercial, la minimización del Estado y la alineación con Estados Unidos.
Debido a esto, en Latinoamérica se asoció a los gobiernos de derecha con esa potencia mundial, cuestión que, indicó, sigue en vigencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada