27 mayo 2011

Los sucesos de 1812 en la colina San Sebastián

La gesta heroica de la Coronilla de San Sebastián del 27 de mayo de 1812, es historia verdadera y no imaginaria de la gente. Cientos de valerosas mujeres se enfrentaron contra el Ejército español comandado por José Manuel Goyeneche y aunque fueron derrotadas, marcaron la historia de la Guerra de la Independencia del entonces Alto Perú.

Según el relato de la escritora Gabriela Taborga Villarroel, el paso arrasador de Goyeneche se sintió en Cochabamba el 27 de mayo de 1812. “El matón del Desaguadero halló una ciudad protegida por ancianos, mujeres y niños que resistían el ataque realista con piedras y palos”. La masacre de San Sebastián fue la obra maestra del llamado Conde de Guaqui.

Al respecto, la licenciada Ítala de Mamán, exdirectora de Patrimonio Histórico del municipio e historiadora, realizó una extensa investigación considerado un hito, no solamente en la Guerra del Alto Perú, sino en todo el continente americano envuelto en una guerra de guerrillas contra el dominio español.

La historiadora revisó documentos históricos en el Archivo de Madrid y el Archivo General de la Nación de Buenos Aires, asimismo, compatibilizó documentos de la época encontrados en Cochabamba para sacar a luz con la mayor fidelidad los rasgos y hechos históricos generados a principios del siglo XIX.

Mamán relató al diario Opinión, en una entrevista realizada hace algún tiempo, que con la revisión de estos documentos en la Argentina y España, además de los locales se llegó a la conclusión de que todo lo que se conoce ahora de la batalla de la Coronilla de San Sebastián es verdad y no hace más que resaltar el valor, coraje y el amor a su tierra y la libertad de las mujeres cochabambinas que en su día ofrendaron su vida para aportar a la Independencia del Alto Perú.

Además, existe el relato documentado del soldado Francisco Turpin, quién fue testigo ocular de la batalla de las heroínas el 27 de mayo de 1812, y resaltó con vividas palabras lo que ocurrió ese día.

Las tropas de Goyeneche ingresaron a la ciudad formando dos columnas por La Tamborada y El Ticti. El general organizó patrullas de avanzada que allanaron casas, tiendas y haciendas en la ciudad y sus entornos.

Las mujeres salieron a las calles protestando, junto con sus hijos, contra aquellos allanamientos, gritando ¡“Nuestro hogar es sagrado”!

Goyeneche se encontró con un pequeño ejército armado de machetes, mazos, algunos fusiles y tres cañones. La comandante era una anciana ciega, doña Manuela Gandarillas, cuyo estado mayor integraban las vendedoras del mercado popular.

Según coinciden varios cronistas, Goyeneche tendió un cerco mortal alrededor de la colina donde se concentraron las combatientes. La matanza fue despiadada.



27 de mayo 1812

Un pequeño pero valeroso ejército de mujeres, ancianos y niños armados de mazos, machetes y palos, dirigida por una ciega, Manuela Gandarillas, se enfrentó a las tropas del general José Manuel Goyeneche en la colina San Sebastián.

Las Heroínas de la Coronilla un ícono de valor

Mucho antes de erigirse el monumento de las Heroínas de la Coronilla, la colina de San Sebastián era un lugar de constantes romerías por parte del pueblo que nunca olvidó a sus mártires de 1812, según fuentes hemerográficas y relatos históricos de diferentes autores. Allí existían apachetas recordando a las víctimas de las tropas de Goyeneche. Fue la “Sociedad de Señoritas Patrióticas 27 de Mayo”, hicieron un frente común con la "Sociedad Hijas del Pueblo" conformada por descendientes de las Heroínas, para impulsar la construcción de la obra que hoy es un ícono. El monumento a las Heroínas de la Coronilla fue oficialmente estrenado el 27 de mayo de 1926.

El escultor italiano Pietro Pierino que talló el monumento en 1922, se basó en la obra Juan de la Rosa que envió la señora Sara Ugarte hasta Italia, junto al libro acompañó vestimenta de la época, mantillas, abarcas, dijo Trujillo, para que el escultor realice la obra.

La escultura que tiene tres partes fundamentales en su estructura de bronce (el Cristo Corazonistas, las figuras combatientes y los retablos metálicos que grafican la narración épica de “Juan de la Rosa”).

El monumento de la Coronilla es una singular y bella escultura narrativa, un texto esculpido, que cuenta esta historia según la versión de "Juan de la Rosa"; pero adolece de una omisión: no tiene grabados los nombres de las víctimas de aquella heroica jornada -más de 200-, que fueron difundidas por la escritora Gabriela Taborga Villarroel como Manuela Gandarillas, Manuela Rodríguez de Arze, Manuela Saavedra de Ferrufino, Rosa Soto (nieta de la invidente Gandarillas y quien inspiró al épico personaje de Nataniel Aguirre) y muchas mujeres y hombres más.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada