08 agosto 2010

Ana Lucía Reis Melena | Alcaldesa de Cobija: “Al ser político uno tiene que pagar un costo alto”

El Deber


Nació hace 40 años en Porvenir (a 30 km de Cobija). Tiene tres hijos. Vivió cinco años en Nuevo México (EEUU), donde estudió Administración de Empresas. Estuvo en Holanda y en Pakistán. Habla portugués como primer idioma, además del inglés y el castellano que es el materno y también un poco de holandés y del urdu, que es lengua paquistaní.
- ¿Cuál ha sido la primera decisión que ha tomado como alcaldesa de Cobija?
- Valorizar lo que es nuestro. Tomé la decisión de enladrillar tres barrios de la ciudad. Porque el ladrillo es hecho con la materia prima y mano de obra del lugar, mientras que las losetas las traen de afuera. Otro proyecto es la empresa de alimentos. Toda la ración escolar será elaborado a base de lo que producimos. Así mejoraremos la alimentación de los niños y garantizaremos la producción de los campesinos de nuestro municipio.
- Y a mediano y largo plazo, ¿qué proyectos tiene en agenda?
- De inmediato, cambiar mi ciudad. Tener una urbe limpia. A mediano, concienciar a la gente para que separen la basura. A largo plazo, de aquí a cuatro años, un pueblo con agua potable y que llegue a las viviendas las 24 horas del día, y un municipio modelo de salud. Estamos trabajando contra el cáncer. Nosotros perdemos dos mujeres al mes por cáncer uterino. Tenemos la Casa de la Mujer, que fue construida en mi gestión como parlamentaria, donde se atiende a las que tienen ese problema. Estamos tomando muestras de papanicolau. De aquí a cinco años quiero tener una ciudad sana, educada en salud y generando empleo basado en valorar lo que hay en la región.
- ¿No hay agua las 24 horas al día?
- Nadie recibe agua las 24 horas al día. Sólo hay tres horas al día, tres veces a la semana y en algunos barrios una vez.
- ¿Cuál es su relación con el Presidente?
- En las últimas semanas la relación como alcaldesa con el Presidente ha mejorado bastante. Tengo mucha admiración hacia él. El mandatario está poniendo énfasis en el apoyo a Pando. Hace dos semanas los alcaldes de este departamento recibieron recursos del programa Evo Cumple. Nosotros no recibimos, porque la cantidad que me había dicho que me iba a dar, era muy poco para la capital. Se comprometió a dar mucho más, pero que haga buenos proyectos para la región. Tengo una mejor comunicación con él, tengo las posibilidades de hablar con él.
- ¿Qué significó para Pando ser el anfitrión de la parada militar?
- Fue un orgullo que por primera vez en nuestra historia se lleve a cabo la parada militar. Eso quiere decir que realmente el Presidente está pendiente de Pando. Estoy segura de que quiere lo mejor y un desarrollo bastante bueno, controlado, responsable y consciente.
- ¿Es usted es la primera mujer alcaldesa?
- Hemos tenido a la primera alcaldesa en un proceso de transición, pero elegida democráticamente, soy la primera.
-Usted, además de política, es empresaria hotelera, ¿cómo combina esas dos actividades?
El 2001 empecé a construir el hotel. Lo abandoné por meterme en la política. Es un patrimonio de la familia. Ahora está alquilado. Lentamente ha crecido, vengo construyendo tres cabañas por año . Ahora hay 20 y vamos a tener tres más este año.
- ¿Cómo ve a Cobija dentro de cinco años?
-De aquí a cinco años quiero ver desde el avión una ciudad linda, estas pequeñas casas pobres que vemos a alrededor hacerlas verdaderas urbanizaciones modelo. Es uno de los sueños que tengo, lo vamos a hacer. Observar la ciudad arborizada. Ahora es una pequeña ‘selvita de piedra’ y no es lógico que en plena amazonia haya una ciudad así. La quiero florida y con ciclovías, ecológica y atractiva turísticamente.
- ¿Cómo la piensa hacer atractiva para el turismo?
-En el parque Piñata (avenida 9 de Febrero), en una hectárea y media quiero hacer la réplica de Cobija la vieja, tal como era antes. Con sus casas y su cine que ya no existen. Todas las viviendas serán para el comercio.
- En las filas del MAS se dijo que Leopoldo Fernández, el ex prefecto y hoy preso, acusado de las muertes en Porvenir, era un pequeño rey en Pando, ¿qué queda de él ahora?
- Creo que las personas somos lo que el pueblo quiere hacer de ellas. En Pando existieron los políticos que sobresalieron y estuvieron en el poder bastante tiempo, entre ellos Leopoldo Fernández, y el otro ha sido Miguel Becerra. Espero que esto no vuela a ocurrir en nuestra época. Que nosotros no queramos hacer lo mismo. Recuerdo que un ex presidente nos decía que el problema de Pando era que todos querían ser como Leopoldo Fernández. Yo espero que nosotros, los que estamos ahora en el poder en este momento, no queramos hacer lo mismo.
- ¿No quiere ser un ‘Leopoldo’?
- Nunca. Nunca. Yo quiero aprovechar este espacio para hacer lo mejor por el pueblo y apoyar a nuevos líderes para que vayan asumiendo estos espacios en los que ahora estamos.
- ¿Cómo era Leopoldo?
- Algo que a mí me ha costado siempre entender, cuando hablaba con personas inteligentes y profesionales, era que me hablaban con fanatismo de estos políticos, como si fueran ‘todopoderosos’. Siendo que la realidad era que esas autoridades ganaban un sueldo con la obligación de hacer obras. Vale la pena respetarlas, pero no llegar a adorarlas.
- ¿Leopoldo Fernández se aprovechó del poder?
- Seguro que muchos políticos, no sólo en Pando, sino también en todo el país, han aprovechado de su espacio de poder para mantener gente a su lado, financiándola. Creo que eso es algo que hace parte de la cultura nacional y mundial
- Usted habló de Leopoldo Fernández y de Miguel Becerra, ¿qué papel han jugado en el desarrollo de Pando y Cobija?, ¿Cuál ha sido el mejor o el peor?
-No puedo decir cual ha sido el peor. Ambos eran el mismo estilo de políticos, también han hecho bastante por el desarrollo de este pueblo. Tal vez han cometido muchísimos errores. La lucha del poder entre los dos en realidad es lo que ha provocado las muertes en Porvenir. Tal vez lo que estoy hablando me pueda ocasionar problemas, pero es algo que sucedió en septiembre de 2008.
- Entonces, ¿Becerra debería ir a la justicia como Fernández?
- Mire, yo diría de que... no sé. No puedo responder esto. Mas yo puedo decir que ese tipo de liderazgo y de hacer política no podemos apoyar. Ambos han tenido mucho de bueno y malo, como nosotros también tal vez vamos a hacer muchas cosas buenas y también cometer errores.
- ¿Quiere usted ser totalmente diferente?
- Tal vez no totalmente diferente, porque al final soy política también. Quiero cumplir con mi obligación. Quiero que el pueblo me respete. Me encanta ser apreciada, pero quiero que sea por el trabajo que haga y no por otras cosas.
- ¿Siguen abiertas las heridas de septiembre del 2008, cuando ocurrieron las muertes en Porvenir? ¿Cómo se las va a cerrar?
- Yo creo que esto es un asunto que prácticamente nadie más lo toca. Creo que todos los pandinos han decidido que tenemos que vivir como siempre lo hemos hecho, como una sola familia, con tranquilidad, sin rencores, sin odio. Ya pasaron las campañas y ahora todos estamos juntos, trabajando. Creo que a nadie más le gusta recrear esa época; podemos ver lo que pasó en la última campaña electoral, donde estábamos todos mezclados, personas que antes eran vistas como enemigas a un partido estaban juntas. Eso nos hace sentir bastante bien.
- Pero y las muertes, ¿qué pasa con los culpables?
- Hay personas culpables de lo ocurrido y las hay de los dos lados. No le hablo solamente de un lado. Espero que las personas que han asesinado gente paguen por lo que hicieron.
- ¿Qué opina de la suerte de Leopoldo Fernández?
- Como humano, uno siente mucha pena por cualquier persona. Yo creo que esto es un tema que está en las manos de la justicia, realmente para mí es difícil opinar, creo que al final de cuentas la justicia va a tomar una decisión exacta.
- ¿Tengo entendido que usted viene ganando tres elecciones, una el 2002, como diputada uninominal por el MNR, el 2005 como diputada por el MAS y en la última consiguió la Alcaldía de Cobija. ¿Cuál tuvo un sabor más dulce?
- Todas. Las victorias siempre tienen un sabor dulce. Además da satisfacción que la gente crea en uno. Eso da energía para continuar trabajando.
- ¿Cómo consiguió abrirse camino en la política?
- Tiene que ver mucho con mi papá. El 2002 me invitaron al MNR, porque lo conocían más que todo a él en el área rural. Era comerciante, compraba goma y castaña. Vendía también diferentes tipos de artículos y yo lo acompañaba. El 2001 visité las comunidades que durante toda mi vida lo hice acompañanda de mi papá. Lo hice para hablar del proyecto del hotel, de la conservación de los bosques y de generar empleo. Mi padre se llama Constantino, conocido como el ‘Gringo’ Reis. Es boliviano, hijo de portugués.
- ¿Vivió en Brasil?
- Yo nací en Porvenir, pero he vivido más de 18 años en Brasil (desde los 4 hasta los 21 años). Venía cada año. También viví cinco años en Nuevo México (EEUU), después estuve en Holanda, en Pakistán y el 2001 estuve construyendo el hotel en Cobija y el 2002 ya me metí en la política.
- ¿Por qué siempre de mochila?
- Siempre de mochila. Mi ex esposo, el padre de mis hijos, es consultor hidrólogo, holandés, y trabaja por el mundo. En este momento está en Afganistán, y yo lo acompañaba. He visitado todos los continentes y trabajaba como traductora e intérprete acompañando grupos de profesores de universidades.
- ¿Mantiene amistad con su ex esposo?
- Sí, somos muy amigos, él está cada tres o cuatro meses aquí, es muy buen padre, viene a visitar a los niños. Me apoyó en la campaña. Estuvo el día de la posesión, era el más orgulloso. Fue un amor a primera vista. Cuando llegué a Bolivia abrí un restaurante y ahí lo conocí. A los tres meses estábamos casados.
- ¿Fue su primer cliente del restaurante?
- Fue el primer cliente.
- ¿Le ha dado la política amores o desamores?
- Al ser político uno tiene que pagar un costo muy alto porque pierdes mucho en cuestión familiar. Yo, por ejemplo, hasta ahora me siento mal porque mis hijos han crecido y yo tuve más tiempo dedicada a la política que, tal vez, a mis niños, que en realidad merecen estar cerca de la mamá. Ahora, con mi hijo de 14 años trato de estar el máximo tiempo con él. Algunas veces en sus horitas libres me lo llevo al trabajo o si viajo, también va conmigo.
- ¿Cómo hace para que él no se contamine de los anticuerpos que dicen que tiene la política?
- Ve que su mamá trabaja de una manera muy amplia. En mi caso, por ejemplo, yo no tengo enemigos políticos, no tengo problemas con nadie, sea de otro partido o del mío, siempre tengo mucho respeto.
- Sé que usted es muy amiga del opositor del Gobierno Paulo Bravo.
- Soy muy amiga de Paulo, de Róger Pinto, del senador Limache que es del MAS y de otros. Para mí, en las relaciones como humanos no existen partidos políticos. Respeto la ideología de cada persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada